compartir en:

Postal: ¡Gratitud..! Con satisfacción personal por haber sido distinguido con la Presea Ignacio Manuel Altamirano, como un reconocimiento a mi trayectoria en Educación y Cultura, hago la expresión de gratitud para quienes acordaron esta decisión y quienes generosamente estuvieron presentes en la Ceremonia Solemne donde fui recipiendario de la Presea referida… La Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la más antigua Institución de Cultura del País (1833), por acuerdo de su actual Directiva Nacional que preside Julio Zamora Batiz, me otorgaron la Venera Altamirano en ceremonia solemne, donde el periodista de Morelos Mario Casasús expresó minuciosamente la apología dedicada al epónimo Altamirano, su tatarabuelo (chozno), en tanto que don Rogelio Ortega Martínez, quien fuera gobernador de Guerrero, obsequió a la SMGE una escultura en busto del liberal guerrerense don Ignacio Manuel… Nuestra gratitud para el secretario técnico de la Directiva Nacional de la SMGE Alejandro Butanda Martínez, quien dio lectura a nuestra semblanza por los desempeños educativos y culturales que hemos cumplido en la vida, así como a nuestros amables amigos acompañantes Teodoro Rentería Arróyave, presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo; Raúl Gómez Espinoza, presidente del Club Primera Plana; Rosalía Buaún, presidente de la Asociación Nacional de Locutores; Teodoro Rentería Villa, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos y, desde luego, a nuestro fraterno amigo Jorge López Flores, vicepresidente de Grupo Diario de Morelos… Destacamos la asistencia de otros amigos de la vida como José Hernández Salgado, José Manuel Sánchez Pineda y la grata compañía del ejecutivo de radio Rafael Pérez Habib… En el marco de la solemnidad, pude sentir la calidez que me brindaron mi esposa Laura, así como mis hijos Martha Ivonne, Francisco Antonio, Pablo Rubén (hijo y nieto) y Mariela, al igual que mis hermanos Raquel, Alberto y los compañeros de estudios y maestros de la vida, José y Jaime Solís Robledo… En este espacio de gratitud también refiero a Lupita Toledo Orihuela, Lili Rojas Toledo, Rosa Elena, Javier y Lupita Hernández Meraza; desde luego a mis alumnos y compañeros Tere Suárez, Luis Fernando García Armendáriz y Raymundo Cárdenas Medrano; al abogado Carlos de la Rosa; a mis asistentes Cecilia Lázaro y Liliana Romero; a los compañeros Benito García Barba, Martha Saavedra, Juan José Landa, Carlos Sánchez López y su esposa Lourdes, Carlos Ayala, María Antonieta Hernández, Rosa María Burkle y desde luego, a mi admirado amigo y médico Eloy Monje, junto con muchas más personas, entre ellas la sorpresiva presencia de Lya Gutiérrez Quintanilla… La Presea Ignacio Manuel Altamirano, viene a fortalecer nuestro ánimo personal para seguir laborando por la educación, la cultura y nuestras acciones propositivas de carácter social, para servir a la gente de nuestro espacio y de nuestro País, cuidando siempre de lo prudente, lo correcto y lo honesto, sin ánimos de confrontación, siempre propositivos tanto con nuestra sociedad como con nuestras autoridades en la medida de nuestras capacidades, posibilidades y respuestas de apoyo para poder cumplir lo que proponemos y gestionamos, pues anticipamos que tenemos muchas más propuestas que saben nuestros amigos y compañeros, mismas que tienen y cuentan con el beneplácito y la autorización de las instituciones correspondientes que se han solidarizado con nosotros… Lamentamos la ausencia de amigos, quienes en forma oportuna, tuvieron razones prioritarias para no poder acompañarnos, pero quienes en coincidencia, nos expresaron el afecto, la felicitación y el reconocimiento… Valga por ello destacar de la misiva que nos envió el ingeniero Jorge de la Borbolla, esta expresión que citamos: …mi felicitación más sincera y jubilosa por la esclarecida presea qué, por tus méritos de una vida generosa ante lo tuyo y bizarra ante el golpe de la adversidad, te ha guiado ahora ante el toque sagrado del representante  del Alma Mexicana,  distinguido de los muy pocos auténticos y nobles valores que registra la verídica historia de nuestra patria: Ignacio Manuel Altamirano, que dará vida a tu regocijo en plenitud de ser digno recipiendario de tan alta distinción…¡Gracias Jorge..! Reitero a don Julio Zamora Batiz y a todos los referidos, mi gratitud…

¡Hasta mañana que será un día más..!