compartir en:

Piquetazo… ¡Vera los retuerce..! Prácticamente nadie le cree a Alejandro Vera Jiménez, que como Rector sea incólume por la administración de recursos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos… Las evidencias sembradas por la Auditoria Fiscal de la Federación y la del Estado lo han indiciado, a grado tal que la demanda interpuesta por el secretario de Hacienda local Jorge Michel Luna ante la Fiscalía General de Justicia a cargo de Javier Pérez Duron, lo llevó a juicio para ser sentado en el banquillo de los acusados… Vera se arrastró y revolvió como pudo llevando a sus disminuidas huestes en marcha, manifestación y mitin, pretendiendo con ello presionar al Juzgador que tiene la responsabilidad de su causa penal… El Ministerio Público no cumplió obligaciones judiciales, lo cual permitió a los abogados de Vera retorcer los renglones torcidos de Dios, por lo de la Ley, el Derecho y la Justicia, para lograr el aplazamiento de su juicio para el 26 de septiembre, cuando seguramente estará ya publicada la Convocatoria para relevarlo de la Rectoría… ¡Parece que a Vera se le acotan los caminos..!
Piquetazo... ¡Huele a gas..! En términos generales cada que se oyen los intermitentes sonidos de las singulares sirenas que anuncian la presencia de los camiones repartidores del gas, en muchos lugares el olor del mismo invade los entornos de los espacios por donde transitan, al igual por lo que corresponde a las pipas portadoras de dicho combustible… El manejo de los tanques de gas, los responsables de cumplir con su trabajo generalmente lo hacen sin tomar las medidas preventivas necesarias para evitar un posible accidente… Desde los tanques de cinco, hasta los de 40 kilos o tal vez más, este manejo se ha caracterizado por fuerza de la costumbre, hacerlo ya sin ningún cuidado… Peor aún lo es el manejo de las pipas surtidoras de gas a domicilio, lo mismo para comercios que para casas particulares, a donde los trabajadores de las empresas gaseras llenan con mucha practica pero con muy poco o ningún cuidado para el llenado de los tanques de mil, 3 mil, 5 mil o más litros de gas… No debemos olvidar que cada tanque de esta naturaleza, entre los llamados cilindros o tanques ambulantes y los estacionarios, todos sin distingo resultan ser bombas potenciales en un caso de descuido, que no solo pueden prohijar una conflagración o explosión sino quien sabe cuántas más desgracias… Específicamente en el caso de Morelos, las empresas concesionarias para la distribución de este necesario servicio dejan mucho que desear en cuanto a la supervisión y capacitación permanentes a sus trabajadores, lo mismo para los choferes que los macheteros o cargadores de los cilindros y a los movilizadores de las mangueras de las pipas surtidoras… Sabemos que Global Gas que presuntamente es Gas Morelos, cuenta aproximadamente con cien trabajadores, misma cantidad que se repite en Hydro Gas y disminuye a 50 con la surtidora denominada Gas Nieto; los números son aproximados… Lo curioso es que sin distingo, prácticamente todos los trabajadores operan sin mascarillas y sin gafas protectoras; muy pocos llevan y usan guantes; casi en su totalidad todos ellos se han acostumbrado al olor del gas que a fuerza de ser sinceros y decir la verdad, a corto o mediano plazo será mortal por su ingesta al organismo… Los de Protección Civil Municipal y Estatal que encabezan Fernando Manrique y Francisco Bermúdez, deben poner sin ninguna condición y mucho menos corrupción, “puntos sobre las jotas” para que los gaseros empresarios cumplan con todas las medidas de protección y prevención, tanto para sus trabajadores como para sus consumidores y el público en general, ya que los camiones repartidores de cilindros con sus choferes y cilindreros así como los de las pipas con sus conductores y piperos, no siempre tienen ni mucho menos cumplen con las medidas de seguridad que den tranquilidad a quienes les consumen y por donde transitan… Ahí se las dejamos a Bermudes y Manrique, ya que no son pocos los casos, especialmente en cuanto a los cilindreros, que estos dejan tanques en mal estado, con fugas de gas que atosigan a los clientes, sus familias y los dejan en peligro… A Fernando y Francisco Javier les dejamos el encargo como compromiso formal, para que todas las empresas y empresarios mediante seguros de vida, garanticen a consumidores y vecinos lo que sea necesario ante posibles casos de contingencia… ¡Ellos saben más que nosotros de esto
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]