Post Data… ¿Sin corrupción...?  Siendo como lo es por su  obra realizada con visión de estadista, Emilio RivaPalacio Morales  el más trascendente   gobernador de Morelos, entre sus acciones, obras y servicio  más de 50 años,  prevalecen como legado  a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos,  no sólo por su Autonomía  sino por  todos los terrenos que tiene en el polígono llamado Campus Chamilpa, junto con el Decreto mediante el cual,  todos los ayuntamientos del Estado, 32  en aquel entonces, luego 33 con Temoac y ahora quien sabe cuántos serán por lo de   los municipios autónomos indígenas, tenían y tendrían  la obligación  de recaudar,   por razón  de todos los conceptos de ingresos en su beneficio, un  “cinco  por ciento Adicional  Pro Universidad”… El ordenamiento gubernamental de don Emilio se cumplió durante su sexenio  sin  chistar ninguno de los alcaldes, quienes cobraban a  los causantes el impuesto referido,  mismo que religiosamente  le era entregado  a la Casa de  Estudio, la cual bajo ese apoyo no sólo sobrevivió  sino que creció en todos los órdenes en aquel tiempo,    para atender  a la población estudiantil,  empleados, trabajadores, catedráticos y funcionarios que ahí laboraban… Podríamos decir que fueron tiempos de jauja  para la Casa Máxima de Estudios,  siendo rectores Félix Frías Sánchez,  Raúl Ortiz Urquidi y  Teodoro Lavín González… No tardó  mucho el gusto a la UAEM    por esta circunstancia del beneficio económico que los alcaldes y sus ediles acompañantes  cobraban  a diario,    cuyo monto millonario  no lo volvieron  a reintegrar  a la Universidad morelense, pues a cual más, casi todos no sólo no cumplieron con la nobleza  del Decreto, sino que se embolsaron o  mejor dicho se robaron tal carga fiscal que le era  cobrada puntualmente  a la ciudadanía,   dinero  que  tampoco fue aplicado   a ninguna obra o servicio para beneficio de la  municipalidad… Salvo algunas  excepciones,  en el curso de    35  ó 40 años,  de vez en cuando se acordaron por conveniencia política  algunos alcaldes, quienes  “para taparle el ojo al macho” ante los medios de comunicación,  le entregaban  al Rector en turno como  una dadiva,  el cheque por alguna cantidad mínima, que de  ninguna manera correspondía a lo recaudado Pro Universidad… Así transitaron los lustros con  los trienios y  sexenios,  sin que  nadie pusiera orden  por el cumplimiento de aquel Decreto,   que bajo la omisión  se quedó en el olvido del dejar hacer y dejar pasar, para que la corrupción, la ratería y los ladrones  llenaran sus  alforjas  con ese dinero  que era de la Institución,   pero que no se lo pagaron vaya Usted a saber por qué, aunque sólo lo entendemos que fue por la tibieza o conveniencia de los rectores, el descuido o solapamiento de los gobernadores,  el contubernio de los diputados  y la tozuda ratería de los munícipes… Gustavo Urquiza Beltrán retoma y revive este escabroso tema, para tratar de que los 33,  35 o   37 ayuntamientos venideros,  a partir del primero de enero del 2019  apliquen  el Decreto del  cinco por ciento Pro UAEM,  en ánimo de fortalecer las quebrantadas condiciones económicas en que dejó  la Casa de Estudios el perseguido y fallido  candidato a  Gobernador Alejandro Vera Jiménez… Urquiza Beltrán debe amarrar con  este posible acuerdo,     no sólo con los ediles sino con  los diputados venideros y el nuevo  gobernador,  para lograr  el beneficio económico  que le es urgente a nuestra Universidad, con el cuidado  de que no por su buena intención  el impuesto referido  vuelva a convertirse  en  cueva de Ali Babá a  las  treinta y siete  presidencias municipales con sus respectivos  integrantes de Cabildo… Si el Decreto existe y es vigente,  aplicarlo es  obligación del Gobernador en turno  con el apoyo del Congreso del Estado y  la participación de la Universidad a través de una representación legítima,  para que tal recaudación sea  cumplida y entregada puntal,  sin robo, latrocino o corrupción a la Institución… ¡Gustavo Urquiza Beltrán tiene el tiempo necesario para hacer  los amarres, cabildeos  y todo lo demás que se requiera, a efecto de recuperar  este loable  y noble beneficio  que quien sabe cuántos  se robaron en el curso de los años… ¡Sabe Urquiza Beltrán que cuenta con el respaldo social,  si ello se cumple  con honor,  honradez y honestidad,  siempre y cuando a su vez,   cuente con la solidaridad  de la Comunidad Universitaria!   
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...