Puyazo… ¡Brincolín Político..! De moda están los importantes de diversos partidos políticos, principalmente PRI, PRD y otros del chiquillerío, quienes espantados anuncian  o ya se fueron, para abrazar los blasones de Morena,  como si este Partido fuese la panacea para sus personales o grupales intereses por estas cuestiones del trapecismo político… Entre los brincolines hay quienes  se creen importantes, algunos por haber sido dirigentes, ediles, diputados, senadores por el partido que abandonan otros por los puestos que alcanzaron, que a final de cuentas fue poco el tiempo que les duró y se  fueron  al  ostracismo político… Indudablemente que buscan el Partido de Andrés Manuel López Obrador y  tienen  sus razones, la más importante,  que en las encuestas López Obrador las encabeza  con margen muy lejano  a competidores como Mancera, Osorio, Moreno, Zavala, Anaya, Ramírez, Videgaray, Meade y tal y tal de los muchos que se  han asomado… Por ese hándicap del  Peje, por Morelos con o sin trayectoria pero con sólida economía obtenida  por ellos  en el Sector Público,  decidieron buscar  ser parte de Morena  y del Peje…  ¿Nombres, Garrigós, Demédicis, Mendoza,  Vera el rectorcito, junto con más… Todos aman, buscan, adoran, a  Andrés Manuel, con quien  muy pocos han  charlado  realmente… Que conste, algunos mencionados, han  hecho  labor de zapa  para fortalecer las llamadas bases partidistas de Morena,  como  Agustín Alonso… ¿Cuántos más colgarán los  hilachos de sus   amadas banderas políticas  que los abrevaron,    dieron presencia y ahora las botan para irse temporalmente a Morena..? El circo político tiene muchas pistas… Ninguno de ellos quiere actuar sólo en una, sino tener  los reflectores en las que más puedan… ¡Así es esto de la política, nunca cambiará, pues nunca faltan los que venidos a menos políticamente, busquen  refugios  y tampoco los partidos que recojan de todo entre los de la banca, el ostracismo, heridos, andrajos, zombis y hasta residuos, cadáveres y demás por el estilo…  Conste, estos tiempos son sólo anticipo de los electorales, cuando todos los  candidateables   también  buscan y quieren jalar lo que sea  para su molino,  del color que sean,  para después desecharlos, lo cual equivale a poner en sus puertas, un letrero…¡Se recibe cascajo..!
Puyazo… ¡Más Gasolinazos..! Aún cuando Enrique Peña Nieto logró sumar en su entorno a casi todos los representantes de partidos políticos, diputados, senadores, gobernadores y ediles del País,  frente a muchos mexicanos sólo  funcionó como un cortinazo  de humo, porque decenas de miles siguieron protestando contra los gasolinazos y anticipadamente contra todos los que nos advierte el secretario de Hacienda José Antonio Meade… Las manifestaciones y reclamos con sus procesiones, mítines con violencia, incendios, saqueos y vandalismo continúan,  porque en el río revuelto bien aprovechan muchos de los protestantes para  sus acciones de vandalismo, anarquía y saqueos sin que haya poder gubernamental que los contenga paralelo a ello, en el ámbito internacional y en el de México crece el tema del desquiciado Donald Trump, a quién dentro y fuera de su País se le están viniendo las broncas encima como consecuencia de sus vituperios, ofensas, soberbia, prepotencia y altanerías, que tienen a millones de estadounidenses y, desde luego encabritados a miles de millones de ciudadanos de este planeta, donde el tal Trump ha logrado sumar  más de 40 países en su contra, lo cual significa que no sólo los mexicanos nos debemos sentir agredidos y ofendido y que conste,  lo de los gasolinazos, según  advertencias gubernamentales, continuarán sin que haya poder  que los frene, como consecuencia de las condiciones o pretextos económicos  que esgrime el Gobierno de Enrique Peña que él maneja  en forma autoritaria nos claven el puñal de los aumentos… ¡No hay piedad ni misericordia..! ¡Los gasolinazos vendrán cuantas veces se les ocurra a los del Gobierno Federal..! ¡No hay ni habrá poder que los contenga como ha quedado demostrado, desde hace decenios..!

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos  /  [email protected]