compartir en:

Puyazo… ¡Municipios Indígenas..! Oaxaca es el Estado de la República que resulta un mal ejemplo para todo el País, por su División Política Municipal que desgraciadamente ostenta más de 540 Municipios de los cuales, la mayoría no están fregados sino verdaderamente en lo económico, jodidos…Estados geográficamente extensos como Tabasco y Sinaloa, tienen tan sólo 17 municipios…En el caso de Sinaloa, prácticamente todos tienen garantizada su economía saneada y pueden presumir por su autonomía financiera que puede cumplir con obras y servicios para sus representados, que también geográficamente están muy esparcidos por lo extenso de sus territorios municipales…En Morelos, el último parto municipal fue a mediados de la década de los 70´s, luego de un desaguizado por abusos cometidos por judiciales, que ahí fueron detenidos, encerrados y quemados en la celda de la Ayudantía Municipal, por los lugareños…La única forma para resolver el problema, fue quitarle poblados al Municipio de Zacualpan, que era su cabecera Municipal y sólo se quedó con el poblado de Tlacotepec, los poblados de Amilcingo, Popotlán y el propio Temoac… Así nació el Municipio 33 en Morelos…En el transcurso de los años, la insistencia de dar paso a nuevos municipios ha sido tema de manipulación política prácticamente permanente, sobre todo en víspera de procesos electorales como lo son los actuales tiempos…Bajo el pretexto de ser Pueblos Indígenas,  la petición y hasta reclamo ahora es convertir en municipios a Coatetelco, Xoxocotla y Tetelcingo, respectivamente pertenecientes a los municipios de Miacatlán, Puente de Ixtla y Cuautla, así como al que en lo económico  se le considera autosuficiente, Tejalpa, perteneciente a Jiutepec…Prácticamente en todos estos Pueblos la autoctonía se ha perdido por todo lo relacionado al dialecto o idioma; las artesanías, los alimentos, el vestuario, las costumbres y tradiciones, por el embate de los medios con su transculturizacion y la llegada de tantos fuereños, particularmente en los poblados de Tetelcingo que se encuentra ahogado por el urbanismo vecinal y Tejalpa por circunstancias similares…Los de Xoxocotla, desafortunadamente, van por el mismo camino; tal vez no con tanta rapidez y siguen esos mismos pasos en Coatetelco…El
 urbanismo es creciente; el arribismo de los avecinados es incontenible y las ambiciones políticas para ejercer el poder y disfrutar de las prevendas económicas no detienen a nadie.. Nos parece que lo que vuelve a traer a la mesa de las revisiones políticas el legislador Javier Montes Rosales,  por aquello del pretexto o ragón de querer proteger a los indígenas, mediante la autonomía municipal de sus respectivos pueblos, en lugar de ayudarles los puede desgraciar más de lo que están…Hay muchas formas de ayudar a los habitantes de esos fregados pueblos indígenas, a los que debemos sumar otros como Cuentepec en Temixco, bastante enbatido por el urbanismo y el avecinamiento de extraños; Hueyapan por Tetela del Volcán, que aún conserva mucho de lo suyo, juntó con otros más en los Altos de Morelos y por la Región Oriente del Estado, a cuyos habitantes con cierta raigambre autóctona, bien se les puede apoyar con programas específicos para tratar de preservar y fortalecer a como dé lugar, sus costumbres, tradiciones, dialecto, artesanías, comidas y muchas cuestiones más como sus vestuarios de manta, sus sombreros, rebozos, faldas, blusas y huaraches…Ahí están casi perdidos los bellísimos huipiles de Tetencingo, y sus bellas jaulas, para generar fuentes de trabajo y, para su fortalecimiento, que los créditos e insumos sean oportunos para que conserven y hagan producir sus campos de cultivo…Éstas entre otras cuestiones Javier Montes, puede aprovecharlas e incentivarlas si es que de verdad le interesan los indígenas para hacer política… Lo de los municipios indígenas es tan sólo grilla… Insistimos, indudablemente se puede, debe apoyar y bien, sin corruptelas ni latrocinios, a nuestra autoctonía morelense. ¡Convertir sus pueblos en municipios, sólo para incrementar el número de municipios jodidos..!    

¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]