compartir en:

Posdata y Piquete: ¡Santa Clos..! Gracias a nuestra secretaria Cecilia Lázaro Montero,  en  plena víspera de Nochebuena  pudimos hacer nuestra obra de beneficencia  por  un luchador de vida,  quien por sus habilidades logra periódicamente hacerse de recursos bien habidos tras dar  un momento de felicidad a quienes a él se acercan,   no sólo para saludarlo,  sino para guardar el instante del recuerdo,  principalmente,  ante en anhelo  e ingenuidad de los niños y niñas…Ceci nos hizo  la llamada telefónica  la noche del 23 de diciembre  para solicitar nuestro apoyo  “en defensa  de Santa Claus…”  Resulta que se percató del momento  en que los defensores de la Ley y el gobierno municipal,  con gran sapiensa por la defensa de las instituciones,   tenían asediado al Santa decembrino personificado,   cuyo nombre en la vida real es  el del modesto  Fernando Hernández,   procedente de los rumbos de Jojutla… Fernando el Santa Claus disfrazado como el ilustre  personaje,  compartía su carcajada al mismo tiempo que cumplía  voluntariamente su trabajo  para dejar el recuerdo navideño de sus fotografías  a quienes a él se acercaban  para solicitarlas,   no bajo  un pago comprometido  ni  mucho menos obligado, sino mediante un donativo   voluntario… Los cumplidores  inspectores municipales  ya lo tenían amenazado de que se lo iban a llevar los policías en una de sus “julias”  o camionetas policiacas  donde ya sabemos  cómo se portan  algunos jenízaros  “amantes del garrote”… La gente que se percató de las intentonas de los  señores de la autoridá,   no sólo se opusieron, sino que abiertamente protegieron a Fernando el “Santa Clos”… Ceci, “mi secre”,  me llamó  y pidió el apoyo…Telefónicamente pude  dialogar con el  Inspector municipal de nombre Mauricio,   quien al principio se oyó  soberbio  y semiburlón,  pero a la  hora que le apretamos tantito para que  nos pasara a su Jefe,  mejor  aflojó,   reconoció la razón que le expresé en  el sentido de donde  prefería a Fernando, si disfrazado de Santa Claus  para ganarse la vida o  asaltando y matando como generalmente ocurre con los que no tienen un empleo…Más que pronto  el Inspector  municipal entendió…En plan serio y respetuoso me respondió que no  había problema…  Fernando pudo seguir con su loable labor de Santa Claus, Mauricio  el  inspector se quedó  tranquilo,  Ceci se sintió satisfecha y en lo  personal,  cumplimos con esta  nuestra forma cotidiana de dar apoyo a quienes nos lo solicitan… Gracias Mauricio,  gracias Ceci, enhorabuena para   Fernando el Santa Clos.
Obituario: ¡Paró Carrousel..!  Duele la partida de Dorothy… Para quienes la conocimos, la tratamos y en algunos momento de la vida convivimos con ella,  pocas o muchas horas, gozamos de la esplendidez   de su amabilidad, sonrisas, atenciones  y desde luego  de su forma de expresión tan singular con sus contenidos  siempre llenos  de afecto, respeto y  buen trato que resultaban toda una enseñanza… Dorothy  Prats  nuestra compañera columnista,   paró   Carrousel, el título de su columna semanal en ingles  que durante más de 38 años  tránsito, leímos o tratamos de interpretar aquí, en Diario de Morelos… Con la partida  de Dorothy Teresa Donovan González de Prats, se cierra una  página más de los fundadores de Diario de Morelos… Cómo recordamos a Dorothy y al buen pintor Ramón Prats su esposo en diversos espacios de la vida cultural, social y periodística…Basta referir por ello  las múltiples veces que en mesa nos encontramos  en la entrega de los premios y reconocimientos que año con año,   por diversas actividades del género humano ha entregado Diario de Morelos… Por su  natural forma de ser, Dorothy no tuvo fronteras  pero si destino, ya que proveniente de su  natal Manhattan, allá por los rumbos de Nueva  York, llegó  a Cuernavaca para sembrar raíces y forjar su vida… Las raíces indudablemente que lo son su obra pictórica, humanística, eclesiástica, cultural  y periodística  entre otras más actividades,  junto con  las de  sus hijos Niria, Ramón, Mariagna, Nadala, Antonio y Shun,  a quienes enviamos el abrazo solidario, invocando al creador por el eterno descanso de nuestra querida y respetada Dorothy,  a quien recordamos en cierta ocasión por la Avenida Palmira,  en la casa de su hija Marigna Prats,  la hermosa mujer de Morelos,   cuya presencia  le dio fama y distinción en nuestro Estado…Sentados a la mesa  frente a una taza de té, dialogamos  sobre diversos tópicos y disfrutamos de la galería familiar… Ni duda cabe, Madre e Hija resultaban de encanto… Hoy,  tras el silencio de Carrousel, sólo podemos decir  ¡Descanse en Paz, Dorothy Prats!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]