compartir en:

Puyazo… ¡Chahuixtle..! A tres radiodifusoras piratas o clandestinas les cayeron presuntamente de sorpresa los federales, por acuerdo de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes a cargo de Gerardo Ruiz Esparza, con los ordenamientos y la tramitología necesarios para cumplir con la incautación de equipos, el cierre y la clausura terminante de las transmisiones de esas emisoras, que al amparo de lo ilegal durante años estuvieron funcionando… En efecto, se trata de las llamadas Radio Pedernal escondidas en el Municipio de Tepalcingo, cuyas frecuencias de salida eran el 88.9 y el 100.9 de Frecuencia Modulada… Los policías federales pretendieron cumplir con las disposiciones que traían en Amilcingo, para hacer lo propio con la llamada Radio Comunitaria 100.7 FM, pero los vivillos o vivales que la tienen al aire llamaron a la población, repicaron las campanas del tiempo, alborotaron al pueblo y como consecuencia de ello, presuntamente, los policías mejor se retiraron… La tal Radiodifusora sigue funcionando no sólo ahí, ya que hay otras más en diversos rumbos de Morelos por los municipios de Jojutla, Zacatepec, Tlaquiltenango y en el pueblo de Tetelcingo… Al amparo de la clandestinidad y la manipulación de que hacen objeto a los lugareños, en la presunción de que son radiodifusoras comunitarias que sirven para la protección de los habitantes de determinados lugares, estas radiodifusoras promueven acciones de carácter religioso y político, en beneficio de quienes las tienen, mantienen y detentan, ya que son un excelente filón de riqueza para quienes pagan a esos manipuladores a fin de someter y tener controlados a los habitantes… Debe recordarse que según la Legislación Mexicana, corresponde al Gobierno de la República mediante la Ley Federal de Radio y Televisión, no sólo el otorgamiento de permisos y concesiones sino también la vigilancia por todo lo que se haga, exhiba, diga y promueva a través de ambos medios de comunicación… Para ello la Secretaría de Comunicaciones y Transportes es la parte gubernamental responsable de vigilar toda la tramitología para el otorgamiento de las autorizaciones del funcionamiento… Las “concesiones”, se otorgan a particulares de la iniciativa privada para que puedan establecer, mediante inversiones empresariales, sus estaciones de radio o televisión como negocios-empresas que pueden ser comercializados… Por cuanto a las “permisionadas”, éstas, previa solicitud y cumplimiento de documentos y trámites, pueden también ser otorgadas a las instituciones gubernamentales o de cultura, así como a organizaciones comprometidas con este fin, mismas que no pueden comercializar con publicidades sus servicios… Conste, en este último caso, muchos permisionados con estaciones de radio o televisión, por descuido, tolerancia, solapamiento u omisión de las autoridades, “la ley es letra muerta”, pues los beneficiados a través de sus encargados maniobran las publicidades totalmente comercializadas… Los del Gobierno lo saben y se callan… Intencionalmente dejamos para la parte final lo correspondiente a la “Radiodifusora” clandestina 91.1 FM de Cuautla, ubicada en plena Avenida Constituyentes, del Centro Histórico de la Heroica, Emisora que fue clausurada previo retiro del transmisor y sistema computacional decomisado, la cual tenía como encargada a una persona de nombre Yuri Galicia, al amparo como empresaria de una Heredera de un extinto radiodifusor del rumbo… Ni Yuri Galicia ni ningún empleado, ni la “Empresaria” fueron encontrados, ni mucho menos detenidos… Como se ve, el problema de las radiodifusoras clandestinas o piratas es complejo, sobre todo en los pueblos donde se han instalado, enquistado y apoltronado bajo el pretexto de servir a la comunidad y a las autoridades, con un trasfondo manipulador político perverso… ¿Qué harán la Secretaría de Comunicaciones, la Secretaría de Gobernación, los gobiernos de los estados y las corporaciones militares y militarizadas frente a estos medios clandestinos, desde los cuales se alecciona y arenga a la insubordinación a los habitantes..? ¡El tema es delicado y como consecuencia, es estrictamente responsabilidad de los tres niveles de Gobierno, principalmente del de la República que preside Enrique Peña Nieto..! Si las radiodifusoras clandestinas piratas funcionan, se crean y se enquistan, es por su descuido, omisión, tolerancia y solapamiento.

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]