Puyazo… ¡Tengan su Año Nuevo..! En el marco del desorden que se vive en casi toda la Nación, e incluso con algunas ciudades, regiones y estados en condiciones de ingobernabilidad, al desgastado presidente de la República Enrique Peña Nieto no le quedó más que dar la cara frente a los medios de comunicación y sus invitados especiales que resultaron aplaudidores, para tratar de explicar lo inexplicable e inentendible para todos los mexicanos, que sólo tuvimos que verlo, oírlo o leerlo en sus expresiones inseguras, balbuceantes y repetitivas, externadas por un hombre nervioso y taciturno… No apareció el Peña Nieto elocuente y convincente que presuntamente había aprendido a manejar los micrófonos, los medios, las audiencias y a las masas, pues al llegar al tema de la gasolina, en la transmisión de origen se desfiguró la imagen presidencial que después le editaron… Luego de sorprender con dos nuevos nombramientos, tras ser sacrificada como Secretaria de Relaciones Claudia Ruiz Massieu, fue relevada por el amigo-amigo peñanietista Luis Videgaray Caso… Después vino el nombramiento de María Cristina Cepeda García, para cubrir el espacio del recientemente extinto Rafael Tovar y de Teresa, en la Secretaría de Cultura… Las tres decisiones no eran lo esperado ni lo suficiente para escuchar a Enrique Peña con su insulto Feliz Año, luego de las desgracias que vivimos por el gasolinazo… Advirtió que éste es un año de retos difíciles que tendremos que enfrentar y superar todos los mexicanos con serenidad, firmeza y unidos… Intercaló sus reconocimientos a Claudia la excanciller su “amiga”, por sus desempeños, respecto a los cuales dio algunas referencias internacionales, al mismo tiempo que a Videgaray lo recordó como secretario de Hacienda y le hizo recomendaciones para su nuevo encargo, como lo del Grupo de los 20, el fortalecimiento de las relaciones con Latinoamérica y desde luego, el tema especial por todas las cuestiones que tienen que ver con los Estados Unidos, lo cual fue un referente a Donald Trump y a los de su equipo de trabajo, con quienes tendrá que fortalecer relaciones el nuevo Canciller, pues se advierte que está en los ánimos de su Jefe para hacerlo Candidato presidencial, una vez que el secretario de Hacienda José Antonio Meade, por lo del gasolinazo, políticamente fue fulminado para tal contienda… Ahora las cartas que le quedan a Peña, aparte de Luis, son el agazapado Miguel Ángel Osorio Chong y el escondido José Calzada Rovirosa… Para medios y asistentes a esta penosa ceremonia del mensaje presidencial por el Año Nuevo y el gasolinazo, fue tensa según observadores, pues se esperaba la explicación de Peña Nieto quien “le entró al miura” con sus miedos… Refirió que fue una decisión dolorosa y difícil para preservar nuestra estabilidad económica, por lo cual dijo entender el enojo de los mexicanos… Advirtió que el Gobierno de la República no permitirá desórdenes, al mismo tiempo que comprometió apoyos para los sectores más vunerables… En su improvisación, Enrique Peña dejaba inconclusos los pensamientos de sus temas para darle la vuelta y repetir más de lo mismo en 4 momentos… Dio a entender que todos los mexicanos debemos asumir el costo de este aumento, anunciando próximas reuniones con todos los sectores para dialogar y explicar la decisión de los incrementos a los energéticos, frente a lo cual recalcó que eso no tiene nada que ver con Reforma Energética ni con la Reforma Hacendaria, sino con la estabilidad de la economía nacional, por los precios que estos insumos tienen en el mundo… Por ello, recordamos que antes había publicado una tabla comparativa por los costos de la gasolina en distintos países, pero no el comparativo sobre los salarios que se perciben en esas naciones… Mientras Peña hablaba de todo ello y repetía más de lo mismo, afuera, a lo largo y ancho del País los desórdenes estaban por distintos rumbos nacionales por la irritación social, la inconformidad ciudadana y los reclamos de toda naturaleza, como no se habían dado durante los últimos 75 años… El Gobierno de Peña Nieto “le jaló la cola al tigre” cuyos zarpazos, todavía sin las manipulaciones políticas que no tardaron en presentarse, dan a los mexicanos una razón más que suficiente para encabronarse porque el gasolinazo lastima y tiene exprimidos nuestros bolsillos, digan lo que diga Peña y sus ujieres.

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...