Pregunta Ingenua… ¿Y los panistas de Morelos..? Luego de la crisis que puso en jaque y mate como panista a Margarita Zavala y sus seguidores como militantes del Partido Acción Nacional, para dejarle el paso libre a Ricardo Anaya con un PAN desmoronado para ser el presunto candidato a la Presidencia de la República, tales hechos le pegan a todos los panistas del País que es lo que menos les importó a los que allá arriba, en la cúpula de ese Partido, no tan sólo se olvidaron si no que ni siquiera les importó lo que pase con sus dirigentes regionales, estatales, delegacionales, municipales, distritales y hasta los de los sectores, de calle y de banqueta, ni mucho menos se preocuparon por los militantes y simpatizantes blanquiazules, a quienes les cayó como terremoto lo que decidieron e hicieron Margara y Anaya… Por los rumbos de Morelos ¿cómo quedaron nuestros paisanos panistas en el canasto desmoronado del PAN..? ¿Por dónde anda Adame y su familiar entre Juan Pablo y Mayela que ya se sentían amarrados..? ¿Dónde queda la laboriosa diputada federal Ema Margarita Alemán Olvera..? ¿Y donde Adrián Rivera, aparecido con el poblano Rafael Moreno Valle..? ¿Y dónde el institucional Javier Bolaños Aguilar y Óscar Cano Mondragón..? ¿Y dónde tantos más asomados para elegir candidatos..? ¡Como se ve, el terremoto panista también dejó damnificados y posibles beneficiados..! Desde luego que por sus antecedentes en cuanto a relaciones, sabemos que muchos de ellos anticipadamente hacia el interior del PAN estaban, unos con Ricardo Anaya, otros con Margarita y otros por cierto, con el aspirante presidencial Moreno Valle… ¿Cuántos y quiénes de ellos seguirán a Margarita..? ¿Cuántos y quiénes se quedan con Ricardo o siguen con Rafael Moreno..? ¡Esas serán simplemente sus decisiones en el juego y rejuego de sus personales o grupales intereses políticos! ¡Ahí se ven!
Puyazo… ¡Asesinatos en Las Vegas..! Fuera de contexto quedó la premisa de qué “lo que pasa en Las Vegas, en Las Vegas se queda” … Luego del genocida que asesinó a más de 50 personas y dejó heridas a más de 500, lo cual no tenía precedente histórico en los Estados Unidos, sólo dejó una página negra para los anales de ese País… El magnicida, en forma brutal no sólo acumuló armas, sino qué las arregló para causar más daño en el momento en que fueron usadas… La gente se divertía como es costumbre en todos los espectáculos que a diario se viven en Las Vegas, lo mismo en sus recintos que en los espacios abiertos… La metralla sorprendió a los espectadores asistentes bajo la euforia del esparcimiento y la diversión por lo cual en principio, amén de no saber ni entender, ni creer lo que estaba ocurriendo bajo ese ametrallamiento, peor que si fuera un campo de guerra… Está por demás decir que los miles que ahí se encontraban y los cientos que cayeron estaban estupefactos e indefensos… No faltaron los terroristas de grupos islámicos que de inmediato pretendieron adjudicarse la autoría de ese hecho sangriento lleno de perversidad y vileza, que presuntamente sólo un demente realizó, salvo que las investigaciones sin mentiras digan lo contrario… Sin embargo, bajo el poder del dinero, el juego, la diversión y todo lo demás que se vive a diario en Las Vegas, pareciera que ahí no ocurrió nada, pues los muertos, sean de la procedencia que sean, simplemente están muertos y quien sabe que haya pasado con ellos, ya que sobre el particular no se dieron noticias ni cuentas precisas de su destino… De los cientos de heridos, poco o casi nada se sabe… Las Vegas con sus luces y esplendores no guardaron luto, ya que incluso la misma noche del mismo día de los hechos, el hotel frente al cual se convocó al espectáculo siguió como si nada en sus salas de juego, como ocurrió en todos los demás garitos de Las Vegas, donde las luces nunca se apagaron luego de lo ocurrido por esta masacre que repetimos, violentó la premisa aquella al dejar en evidencia que lo que pasó en Las Vegas, ya no se quedó en Las Vegas, pues trascendió al mundo como un advertimiento de que quien vaya a ese lugar, no solamente está a expensas de perder en el juego lo poco o mucho que lleve económicamente, sino a sufrir atrocidades y hasta perder la vida como lo hemos referido, sin que presuntamente pase nada…¡Ni modo, ninguna parte del mundo está salva de los criminales asesinos ni de los terroristas!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]