compartir en:

Postal… ¡Reconocimiento al “Cuauh”..! A la Sala de Juntas del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, llegaron representantes de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo de Cuernavaca, encabezados por su dirigente José Salgado Patiño… Entre los consejeros estaban Javier Rivera Romero, Jesús Bahena Fuentes y Teresa Huerta, para entregar un reconocimiento al Alcalde, por su “labor profesional como futbolista, dejando en alto el nombre de nuestro País”…  Con sencilla expresión, José Salgado recordó que a las personas no sólo se les puede felicitar y reconocer por sus desempeños públicos, sino por algo más importante, como lo es en el caso de Cuauhtémoc, por su trayectoria como deportista que nos dejó tantos y tan gratos recuerdos a los mexicanos… También la Canacope otorgó reconocimiento a María Elva Morales Saínz, modesta empleada del Ayuntamiento de quien Salgado Patiño recordó que desde 1991, los comerciantes han recibido excelente trato, atención o resultados, en los trámites realizados donde ella se desempeña… El momento fue emotivo… Dos días antes de la ceremonia, este Escribano fue solicitado por el dirigente Salgado, para acompañarlos a dicha entrega, pidiéndome que diera algún mensaje… Con la puntual presencia de Cuauhtémoc, acompañado por su secretario Técnico José Manuel Sáenz y el secretario de Desarrollo Económico Juan Pons, convocamos a Cuauhtémoc Blanco a seguir siendo sencillo, firme en sus empeños, convicciones y metas a cumplir… Recordé la trayectoria futbolística del “Cuauh”, siempre con su camiseta número 10, cuya historia empezó con el equipo América, para luego transitar con los Electricistas del Necaxa, retornar a las Águilas, pasar al Real Valladolid, con regreso por tercera ocasión al América, luego al Veracruz, y otra vez al América, de donde partió al Chicago Fire, con retorno a México al Santos Laguna y de ahí a la Selección Nacional Mexicana, tiempo en el cual, entre juego y juego en víspera del Mundial, presuntamente en forma intencional fue fracturado de una pierna… Le recordamos a Cuauhtémoc el dolor que vimos reflejado en su rostro por las transmisiones televisivas repetidas…  Referimos, que ese dolor lo tuvieron millones de mexicanos, simpatizantes o no, cuya gran mayoría lo quería y veía como un ídolo, por lo cual lamentaban lo ocurrido al Futbolista, incluso con gente que llegó a las lágrimas “por la baja del “Cuauh”… Aquí intervino José Manuel Sanz para decir: “y también nos dolía a quiénes estábamos junto a Cuauhtémoc  y lo veíamos sufrir… Continuamos nuestra narrativa para recordar que tras su recuperación, Cuauhtémoc Blanco incursionó en el equipo Freseros de Irapuato, luego en el Sinaloa, para pasado el tiempo formar parte del Puebla, el de la franja que tanto ocupan muchos como señal, por aquello de los “diezmos”… Como corolario, Cuauhtémoc llegó al final de su carrera iniciada en 1991, que concluía con los Lobos de la Segunda División, retornó al Puebla y después un agregado, el verdadero final, su partido de despedida con homenaje de la fanaticada en el Estadio Azteca, jugando buena parte del tiempo con el equipo donde empezó, ¡El América..! Se le recordó que fueron 16 largas etapas vividas, sufridas y gozadas en su ascendente carrera como futbolista… El “Cuauh” se emocionó en varios momentos; hubo brillos transparentes en sus ojos, especialmente cuando hice referencia a su fractura, su paso a la Segunda División y su despedida… Los ahí presentes también emocionados fueron testigos de este acontecimiento… Terminada la Ceremonia de Reconocimientos, entregué copias a Cuauhtémoc del artículo publicado en esta página de Diario de Morelos, el pasado 5 de enero, donde narramos qué, invitado por un padre dolido ante la pérdida de un hijo, cuando Cuauhtémoc Blanco Bravo llegó al duelo de su subalterno, Tomás Osorio Avilés en la Funeraria Hispano Mexicana, fue solicitado para pasar a la Capilla cercana, a firmar la playera número 10 que portaba el extinto Alfonso Mojica ahí tendido, lo cual con detalles quedó aquí inscrito, pues el “Cuauh” cumplió ello con respeto… La despedida fue cordial… Ahí no se habló de política ni de políticos… Solamente del futbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, su vida y del Reconocimiento entregado, en un agradable marco de tranquilidad, respeto y cordialidad con los de la Canacope.
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]