Postal… ¡Cuantas historias..! Con 80 años de vida una y con casi 50 la otra, las dos edificaciones que alojaron durante decenios nuestras dos instituciones educativas, tuvieron que ser demolidas como consecuencia de los daños causados por el tiempo y las graves afectaciones provocadas por el sismo del pasado mes de septiembre… Por la UNI, también los recuerdos con las gratitudes nos vienen a la memoria desde su nacimiento como Instituto de la Educación Superior del Estado de Morelos, con su transitar por diversas edificaciones, siendo una de las primeras y más formales de ellas, la añera construcción que le dio alojamiento a nuestra Universidad de Morelos, en la Avenida Morelos junto a la Iglesia de Guadalupe, frente al Cine Morelos en el Centro Histórico de Cuernavaca, de donde fue desplazada por razón del crecimiento demográfico de su comunidad estudiantil y otras necesidades, a los terrenos y construcciones de Chamilpa, que estaban destinados para dar alojamiento a las instalaciones del Heroico Colegio Militar, que a final de cuentas fue llevado por los rumbos de Tlalpan, a la entrada de la Autopista a Cuernavaca, en la Ciudad de México… Las incipientes construcciones de Chamilpa fueron aprovechadas; nuestra UNI tuvo por fin un señorial espacio para su crecimiento, donde su Edificio Central se convirtió en un icono no sólo de la Casa de Estudios, sino de Morelos… Pero el tiempo no perdona ni tampoco la naturaleza, pues los destructores sismos de septiembre también la maltrataron, junto con decenas más de sus edificaciones… Por las condiciones en que quedaron la orden fue terminante: Debe demolerse el Edificio Central y también los otros dañados… La despedida antes de demolerlo permitió congregar a miles de los que por ahí transitamos en algún momento de la vida, bien haya sido como estudiantes, ex alumnos, maestros-catedráticos, visitantes, empleados, trabajadores o integrantes de sus cuerpos representativos… El día en que se inició la demolición multimencionada, hubo una solemne Ceremonia… Ahí correspondió a quienes tuvieron lugar en el escenario, el penoso e ingrato don de darle un marrazo a la estructura que tenía que ser destruida… Sentimientos encontrados se vivieron en esos momentos, entre recuerdos claros y difusos; nombres de alumnos, maestros, directivos y muchos más personajes, miles de disímbolas historias guardadas por las ceremonias, los bailes, las marchas, las manifestaciones, las tropelías, las conquistas universitarias, el acrecentamiento de la UAEM… Cada uno de los que ahí estábamos presentes tenía y tiene las propias… Las golondrinas prohijaron melancolía, tristeza y lágrimas, en un marco de nostalgia sin ninguna alegría, tanto por la Secundaria Uno que coincidió en su demolición, como por la UNI… La remembranza nos lleva a guardar nuestros recuerdos para que, de vez en cuando afloren y después volver a mantenerlos en silencio… ¡Adiós edificios de la Uno..! ¡Adiós edificios de La UNI..! Ya vendrán las nuevas construcciones que ya no serán de nosotros, sino de las nuevas y posteriores generaciones… ¡Cuando los sentimientos hacen vibrar los corazones, las lenguas de metal quedan calladas! Así quedamos esos dos días, por La UNO y por nuestra UNI!
Puyazo… ¡Trump, demente desquiciado..! Mal y de malas anda el locuaz Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, con sus petulantes e insolentes y desquiciadas declaraciones que hace todos los días… Entre sus últimos desgraciados pronunciamientos, están el relacionado con atentar contra los cientos de miles de jóvenes llamados “dreamers”, que por derecho de origen, aún cuando la sangre de sus progenitores sea de otras latitudes ajenas a la de la Unión Americana, aspiran a tener un mejor destino en esa nación, mismos que han sido protegidos en primera instancia por la Corte de Justicia estadounidense, lo cual significa un golpazo jurídico y político contra el fatuo Donald… Peor también está lo correspondiente a que pida combatir con las armas o entrar desarmado, frente a los asesinos que perpetran atentados que han cobrado cientos de vidas por distintos lugares y latitudes de esa Nación… Y “lo más peor”, que raya en la estupidez trumpiana, proponer que los maestros de las escuelas sean armados para combatir a los asesinos que sorpresivamente cumplen atentados mortales… ¡Ni modo, Donald Trump resulta ser un orate frente al cual millones claman su destitución!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]