compartir en:

Post Data… ¡La Transición del Poder..! La vieja anécdota de “las tres cartitas” que elaboraba el Presidente de la República en turno, para entregarlas no a los Santos Reyes sino a su Sucesor, son enseñanza y lección para quienes detentan el poder, entre alcaldes, gobernadores y presidente de la República… La recomendación del Mandatario a su relevo, era muy simple… Abre tu primera carta cuando empieces a tener problemas en el curso de tu primer o segundo año de gobierno; abres la segunda carta entre el tercer y cuarto año… Abres la tercera carta en el curso del quinto año de tu mandato… La primera carta recomendaba al todopoderoso presidente en el arranque de su periodo gubernamental lo siguiente, por los problemas que se te presentarán: Échale la culpa a tu Antecesor… La segunda carta indicaba: “has cambios en tu gabinete”… La tercera y última carta ordenaba terminante: “prepárate para entregar el poder”… Como se ve, para Enrique Peña Nieto presidente de la República del 2012-2018, las dos primeras cartas si se las dejaron o no no las cumplió, son obsoletas, pese a lo cual sigue haciendo cambios soñadores como si estuviera en su tercero o cuarto año de Gobierno, cuando presuntamente tenía el mando y poder… Peña Nieto está en el curso de su quinto año de Gobierno, por lo tanto si no le dejó sus tres cartitas Felipe Calderón Hinojosa, por ser de un partido contrario al de Peña, lo menos que puede hacer éste es pensar razonablemente que ya entró al tobogán del fin de su sexenio y por lo tanto, tenga o no la tercera carta, debe prepararse inmediatamente para dejar el poder… Esto de las tres cartitas apareció allá por el segundo tercio de los años 40´s, cuando Manuel Ávila Camacho era el todopoderoso presidente “caballero”, así llamado, y quien desde luego, a principios del año 1945 empezó a preparar todo para entregar el poder… En 1946 lo sucedió Miguel Alemán, quien también a principios de 1951 cumplió la orden de la tercera cartita para entregarle el poder a don Adolfo Ruiz Cortines, “El Viejo”, mismo que tuvo que cumplir política y religiosamente lo propio en beneficio de Adolfo López Mateos, el joven al arranque del año 1957, que era su quinto año de Gobierno… Los siguientes presidentes no dejaron de cumplir con el ritual, aunque a algunos de ellos “les cantaron coros celestiales” para tratar de perpetuarse en el poder… Gustavo Díaz Ordaz a quien en 1968 le explotaron todas las perversidades manipuladas desde los espacios de su Gobierno, por los competidores que querían ser beneficiados con la decisión de “la cartita”, que se inclinó en beneficio de Luis Echeverría, quien asumió el cargo en 1970, tuvo intentonas de quedarse en el poder pero la debacle económica de 1975, con el peso devaluado de 12.50 a 25.00 pesos por dólar, se vio obligado a dar paso a su sucesor, el frívolo José López Portillo, quien entre otras linduras hizo secretaria de Turismo a su Segundo Frente y en 1981 cumplió puntualmente con la “orden postal” multireferida, para entregar el mando al año siguiente a Miguel de la Madrid Hurtado, quien entre mil peripecias aceptó lo de “la misiva” en beneficio de su alumno Carlos Salinas de Gortari, quien económicamente nos dejó hundidos y endrogados a todos los mexicanos; sin embargo, con toda habilidad ha mantenido presencia y poder en los espacios gubernamentales no solo priístas, sino de otros senderos… A Salinas se le vino el mundo encima por lo del Fobaproa, y en 1993 a regañadientes cumplió con “la carta” en favor de Luis Donaldo Colossio Murrieta, asesinado por sus pronunciamientos non gratos para Salinas de Gortari, quien tuvo que buscar otro relevo y, creyendo que le quedaba a modo, nombró a Ernesto Zedillo, quien lo menos que hizo fue encarcelar al hermano incómodo de Carlos, Raúl, y mandó al exilio a su Antecesor… Con Zedillo, el país escandalizado por la corrupción, encontró en lo inculto de un demagogo empleado refresquero el cumplimiento del cambio presidencial del 2000, pero no el “cambio” ofrecido por la frivolidad del panista ungido, quien a su vez, ya “sin carta”, no le quedó de otra más que darle paso a Felipe Calderón, quien se perdió en su guerra y genocidio, para retornarle el poder al PRI, con Enrique Peña Nieto, quien repetimos, ya está en su quinto año de Gobierno y sin “cartita”, para entregar pronto el poder… ¿A quién..? ¡Presuntamente habrá cambio de Partido..! ¿Será..?

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]