compartir en:

Piquete… ¡Norberto y los “Lesvicogueis”..! Luego de las expresiones que en distintos espacios internacionales ha pronunciado el Papa Francisco, en ánimo de ser más elástico tanto en lo personal como por parte de la Iglesia Católica con relación al tema de las lesbianas y los homosexuales, lo cual incluye a los ahora desaprobados “matrimonios igualitarios”, en México algunos de los prelados entendieron la postura papal y empezaron también a cambiar su forma de acción y expresión frente a ellos, quienes son indudablemente parte de la sociedad en que vivimos… Muchos de estos por cierto, no sólo son creyentes sino feligreses de la Iglesia Católica y algunos, no pocos, seguidores de otras religiones… Entre los que cambiaron de tono en México, está el aguerrido Cardenal Mexicano entronizado en la Catedral de la Ciudad de México Norberto Rivera Carrera, quien no sólo cambio su discurso sino que desde el púlpito pidió disculpas a la comunidad lesbiana homosexual, luego de los maltratos que por diversas expresiones en sus homilías los hiciera objeto con “sus punzantes dardos de oración”, a quienes ahora les hizo el llamado para retornar a la congregación religiosa católica… No tardaron las lesbianas y los homosexuales que se sobre entiende, no están ni tienen ningún vínculo con la religión Católica, en dar respuesta al Cardenal Rivera, no sólo en sentido negativo a su convocatoria religiosa, sino en el rechazo terminante a las disculpas ofrecidas por Norberto… Consecuencia de lo anterior, también se sobreentiende que los de la tal comunidad “lésbicoguei”, ni perdonan al Cardenal, ni mucho menos irán a formar parte de su feligresía, salvo aquellos que desde siempre, siendo lo que son como lesbianas y homosexuales, sin ninguna confrontación ni mucho menos controversia siguen con su credo, fe y religión, sin meterse en problemas, bien sea porque así les conviene o por respeto a esa su religión… Parece que la Iglesia Católica va por un cambio en sus oraciones por cuanto a los homosexuales y las lesbianas, pero también definió y combatió lo de los “matrimonios igualitarios”, al igual que lo de las adopciones que promuevan los que lograron casarse antes de que los diputados federales abortaran lo de tales matrimonios… Como se ve, hay tema para rato y si no lo creen, sobre los cuatro senderos, el de “gueis”, las lesbianas, los “matrimonios igualitarios” y lo de las adopciones, ¿qué opinarán ahora en Morelos Ramón Castro, sus clérigos y relevantes creyentes, luego de haber salido con sus marchas “por la paz” retadoras y amenazantes contra ellos y el Gobierno, no más porque habían contado con la “bendición” de Graco y Peña..? ¿Y ahora que los rechazaron los diputados federales, que opinaran estos dos Ramírez y Enrique junto con el Peje y los ministerios de la Suprema que tanto calentaron el catarro por lo de los mismos matrimonios unisex reprobados..?

Obituario… ¡Ofrendas..! A más de mes y medio de distancia de las ceremonias correspondientes a los Días de Muertos, encontramos en las redes la fotografía singular de una ofrenda, misma que fue instalada en espacios de la Coordinación del PRI en el Senado de la República a cargo de Emilio Gamboa Patrón… En dicha ofrenda destacan 6 fotografías de gente cercana en el afecto del Senador referido… Ellas corresponden a las señora María Angélica Miner, su esposa; a la señora Guillén Villegas, quien fuera su suegra; al joven Diego Noval González y a Gabriel Toussaint, ambos destacados funcionarios extintos de ese espacio senatorial, así como la foto de Luis Donaldo Colosio, amigo de Emilio, y Miguel De la Madrid Hurtado, presidente de la República, quien bien apoyo al senador Gamboa… La referencia que hacemos a dicha ofrenda, por razones de nuestro Estado, es por el significativo recuerdo póstumo que en ella se destacó en memoria Diego Noval, extinto hijo de nuestros amigos Elena y Ovidio Noval… Descansen en paz todos ellos… ¡Que buen detalle de Gamboa Patrón, al recordar y reconocer sus afectos por su gente cercana que han partido..! 

¡Hasta mañana que será un día más..!

CARTA ABIERTA: 
Por: Pablo Rubén Villalobos
[email protected]