compartir en:

Piquete… ¡Flores (Herodes) Solorio..! Como nos lo contaron, pero tal vez disminuido, corregido o aumentado, ahí les va lo que ocurrió en el Ayuntamiento de Cuernavaca… Juan Juárez Rivas, es un conocido abogado que por tradición ha hecho suyas muchas causas antigobierno, que a veces tienen y en otras no, la razón… Resulta que recientemente, de cuates abordó a un compa periodista para pedirle su apoyo en benefició de un modesto Bolero, al que entre ceja y ceja traían correteado los inspectores, por lo cual tuvo que ir a parar al Edificio Municipal, presuntamente por transgredir la ley… El fregado Bolero, en todo momento acompañado de su pequeña hija con padecimiento visual y dislexia, sin tener Mamá por cuestiones de la vida, el único ser que la puede proteger es su Señor Padre, el bolero… ¿Cómo se llama él..? Quien sabe, pero quienes si lo tienen ubicado son los del heroico cuerpo de inspectores municipales que comanda Arturo Flores Solorio, quien por extrañas circunstancias y cuestiones del destino se atravesó en la escena, donde la Pequeña Disléxica cuyo nombre también ignoramos, le decía con insistencia a su Papá… ¡Pá, Pá, vamos con el Cuauh… Tú me dijiste que él si nos iba a ayudar..! Hasta ese momento al Periodista le cayó el veinte e hizo suya la causa y aprovechando que ahí pasaba Flores Solorio, le pidió la atención, comprensión y el apoyo para el Padre Bolero… Arturo Flores, con la Ley de Herodes en la mano, fingiendo demencia e ignorando el drama contestó ante los presentes como señor de horca y cuchillo… ¡Eso no es posible, la Ley no lo permite..! Insistió el Periodista y Arturo Herodes Solorio, rescoldo escatológico de Roberto Yáñez, volvió a responder e incluso a advertir que la Ley no permite ese tipo de situaciones ¿ser bolero? a ninguna persona… Se debe referir que el Padre Bolero asevera que lo único que quiere hacer, es trabajar para cuidar y proteger a su Niña, por lo cual busca la forma de un buen vivir con su cajón para la boleada de calzado… Ante la insolencia en respuestas del tal director de la desgobernación Herodes Flores Solorio, el Periodista lo corrió de la escena para buscar quien entendiera y comprendiera mejor el drama de ese Padre, dispuesto a luchar para medio bien vivir en razón de proteger a su Hija… Insistimos, los inspectores de Gobernación Municipal saben muy bien de quien hablamos y el Herodes también… Los testigos del tema son varios… El de la Ley de Herodes Solorio, se fue con la cola entre las patas y se perdió en los vericuetos de la Presidencia Municipal… Del asunto del Padre Bolero, el DIF Municipal y el DIF estatal que preside Elena Zepeda, tienen ahí un asunto pendiente, si es que quieren y pueden, para echarle la mano…Ahí se las dejamos por cuanto a la Pequeña Disléxica, por cuanto al Padre Bolero y, desde luego, al rescoldo escatológico de Roberto Yáñez, que responde al nombre de Arturo Herodes Flores Solorio… ¡Ojalá y que el Cuauh, haga algo..! ¡De última hora. El Alcalde no sólo ya lo hizo, sino que recibió al Señor Bolero y a su hija para brindarles su apoyo..! ¡Bien, muy bien..!
Piquete… ¡Criminales..! En tan sólo 20 días, 3 criminales -dos hombres y una mujer- asaltaron y robaron impunemente ¡90 comercios..! Tras las pesquisas o de chiripa, los policías lograron detenerlos, lo cual demuestra varias cuestiones… Una, los criminales pueden hacer lo que les venga en gana durante el tiempo que quieran, pues asaltar 90 comercios no es cualquier cosa… Dos, la lentitud para dar con su paradero y detenerlos queda plenamente demostrada, lo cual nos hace recordar la célebre frase utilizada para las novelas que se trasmitían en la radio, misma que dejó un jefe policiaco, la cual fue parodiada por el pueblo… La polecía siempre en vigilia… Tres, ahora lo preocupante es saber, si luego de haber sido detenidos, fueron consignados y si serán procesados y sentenciados o si solamente y hasta con el usté perdone, los dejarán en libertad para que sigan haciendo más de lo mismo… Ahí se lo dejamos a los de la Seguridad Pública…
Puyazo… ¡Andadas..! Volvieron a sus andadas los de Antorcha Campesina, con sus manifestaciones y reclamos tradicionales por los cuales habían pedido disculpas a los cuernavacenses…Los comerciantes y todos los habitantes estamos hasta la… Por tantos desórdenes… ¡A ver hasta cuándo..!

¡Hasta mañana que será un día más..!

CARTA ABIERTA: 
Por: Pablo Rubén Villalobos
[email protected]