compartir en:

Piquete… ¡No se mide..! Ladinamente, el soberbio, prepotente y mañoso presidente de los Estados Unidos Donald Trump, trató de voltearnos la tortilla… Después de todos sus pronunciamientos, agresiones y ofensas contra México y los mexicanos, de repente, de su tortuosa verborrea salieron dos expresiones que dejaron sorprendidos no solo a quienes lo escucharon sino a gente de la mundialidad… Vociferó que el pago del tristemente célebre e imaginario muro trumpiano, sería pagado por nosotros… Entre otras sanciones, por el 20 por ciento que ordenó se aplicara a todas las importaciones procedentes de México hacia los Estados Unidos… En su presunto lapsus pendexus, se le olvidó al tal Donald que en cuestiones de mercado los impuestos que se ordenen por parte de cualesquiera Gobierno, sobre todo por lo de las importaciones, los tratados internacionales y convenios de mercado, los pagan quiénes reciben las mercancías y estos los repercuten a los consumidores… Es así de fácil en una simple cuestión ya no de revisión de leyes, sino de cuentas aritméticas sobre las cuales, Donald Trump parece ser ignorante o mañoso, por ser presuntamente un evasor de impuestos, como le fue señalado con índice de fuego en sus tiempos de Candidato… En este aspecto y por tal pronunciamiento, Donald quedó ante el mundo como un pobre candidote… Por lo que respecta al vergonzoso revire de su otra declaración, cuando calificó de infructuosa la reunión  con el presidente Enrique Peña, si México no trata de manera justa y con respeto a Estados Unidos… Nuevamente quienes lo oyeron esbozaron burlona sonrisa y otros se carcajearon, pues si alguien ha faltado al respeto, es precisamente Donald Trump con sus muchas declaraciones ofensivas, no solamente contra México y los mexicanos sino contra diversas naciones y habitantes del mundo… Basta revisarlas para recordar quién ha sido el injusto y quién le ha faltado el respeto a quiénes… ¡Pareciera que Donald Trump no está a diario en sus cinco sentidos, pues algunos días como que se desconecta o lo desconectan, basta recordar cuando en Inglaterra aseveró que ama a México y a los mexicanos..! ¡Puaff, que asco, después de tantas ofensas..!
Post Data… ¡Estrategias de rateros..! Pocas veces nos metemos a saber de las redes de comunicación, por lo mucho que transita en ellas que resulta inútil… Sin embargo, en ocasiones también pueden ser materiales de excelencia para distintos fines… Gustavo Ruiz, quien se desempeña en la Delegación de la Secretaría de Desarrollo Social, muy cercano al titular Jorge Meade Ocaranza, envió un correo que resulta ser un preventivo de lujo para todos aquellos que poseemos un vehículo… Resulta que una de las nuevas estrategias de los rateros, es poner por fuera, en el parabrisas del vehículo del lado contrario al chofer o en la parte posterior un papel, del cual se dará cuenta el propietario hasta que lo haya abordado… Generalmente lo que hacemos al abordar nuestro vehículo es meter la llave y encender el motor… Casi siempre al arrancar es cuando espejeamos y nos percatamos que hay algo que nos estorba en el parabrisas o en el medallón, que en este caso es un papel que ahí ha dejado como trampa el ratero, pues el propietario del vehículo bajará, dejando las llaves en el switch e incluso encendido el motor, para ir a retirar el tal papel, momento que aprovecha el pelafustán bandido para treparse al vehículo, dar el arrancón y robarse la unidad… Así de fácil..! Es la estratagema del caco-rata o como usted quiera llamarle, le funciona… Nos parece que el ánimo de Gustavo Ruiz, que interpretamos y reproducimos nosotros, es sembrar una alerta para todos los propietarios de vehículo de todo tipo… ¡Ahí se las dejamos..! ¡Gracias Gustavo..! Y que conste, otra argucia que tienen esos y esas ratas o rateros, es la de pegar algo, generalmente un chicle en nuestro vehículo en un crucero, lo cual sirve como señal a otro pelafustán para que en el siguiente crucero o más adelante asalten al conductor, luego de que vieron que va solo e incluso pueda llevar objetos importantes o de valor dentro de su vehículo… ¡Aguas..! ¡Y otra vez, ahí se las dejamos..!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]