compartir en:

Obituario… ¡Coincidencia..! En la tradicional Funeraria Hispano Mexicana de Cuernavaca,  se recibía el duelo para despedir al licenciado Tomas Osorio Avilés… Entre los distintos dolientes y personalidades que llegaron se significó la presencia del Alcalde  Cuauhtémoc Blanco Bravo,  quien fue a despedir a su director del Registro Civil y luego de una  su guardia de honor,   dar el pésame a los deudos del extinto… Como es natural en situaciones de esta naturaleza,  a la gente congregada en los servicios funerarios llamo la atención la presencia del Edil-Futbolista… Algunos se acercaron para saludarlo, entre ellos don Alfonso Mojica Toledo, quien respetuosamente le pidió poder firmar una camiseta del América con el número 10, que desde luego era una similar a la que portó  Cuauhtémoc  como integrante en sus tiempos,  de dicho equipo y con ese número… Por tratarse del lugar donde estaban,  el solicitado  en ánimo respetuoso le dijo al solicitante que sí, pero que lo hacia afuera de la Funeraria… El señor Mojica Toledo insistió y le explicó que por favor aceptara pasar a firmar dicho vestuario en la Capilla fúnebre frente a la cual se encontraban, ya que ahí,  en el ataúd,  estaban los restos de su hijo de 33 años Arturo Mojica García,  quien fue un admirador del futbolista Cuauhtémoc y del equipo América,  a grado tal de que en  su féretro vestía precisamente la playera número 10 de dicho  equipo y  con la cual se identificaba al ahora  Alcalde,  ahí presente… Blanco Bravo aceptó,  entró  a la Capilla,  se acercó al ataúd y en efecto, para su sorpresa ahí estaba su admirador extinto con la vestimenta ya descrita… Respetuosamente se le  abrió la caja,  firmó  sobre la playera y verbalmente hizo una expresión… ¡Adiós campeón… Buen viaje… Nos vemos… Muchas gracias… Nadie se movió, nadie dijo nada excepto don Alfonso,  quien emocionado a su vez abrazó a Cuauhtémoc,  con la sentida expresión de ¡muchas gracias..!  Los ojos de ambos brillaron… Salieron de la Capilla y discretamente Cuauhtémoc se retiró  con la cabeza baja y prácticamente sin ver a nadie… Oía su nombre y solamente levantaba la mano en señal de despedida hasta su salida de la Funeraria… Nuestro saludo respetuoso  y solidario para don Alfonso y su familia… ¡Descanse en Paz, su hijo Arturo Mojica García!
Post Data… ¡Algo bueno..! En el marco de las turbiedades que vivimos en nuestro país, consecuencia del despeñadero provocado por el gasolinazo que bajo la égida de la terquedad presidencial se mantiene, cueste lo que cueste, según lo dejó entrever Enrique Peña Nieto, hay algunos lugares donde las circunstancias son las mismas, pero pareciera que por la habilidad de sus autoridades el broncón por el incremento a los energéticos más o menos se puede sobre llevar… Uno de esos lugares es Yautepec, donde presuntamente la tranquilidad permite con creatividad por parte de los ediles que preside Agustín Alonso Mendoza, amainar la situación mediante el cumplimiento de pequeñas obras que para la comunidad resultan grandes, como lo es el caso del tramo carretero de 5 km, de Yautepec a Oacalco, acciones sociales de apoyo como las que se dan a menesterosos o las que se proporcionan a ejidatarios, estudiantes y campesinos e incluso, por la vivencia anual del carnaval, cuya presencia de comparsas con sus vistosos atuendos, tienen participación no sólo en esa municipalidad y en esos tiempos sino en otros espacios de Morelos, estados cercanos y lugares lejanos como Las Vegas, donde recientemente actuaron a invitación de la Federación Internacional de Migrantes Morelenses que residen por distintos rumbos de la Unión Americana… Deben destacarse entre muchas de estas acciones, la decisión edilicia para construir un edificio que de alojamiento a espacios de la enseñanza superior en vínculo con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, acciones estas donde se siente la mano atenta y creativa de Alonso Mendoza… Ni duda cabe, cuando se tiene manejo político en el cabildo como el de Yautepec, donde convergen ediles de seis partidos políticos, lo más importante no es la cachucha partidista sino la representatividad que como responsabilidad se tiene para trabajar en beneficio de la población, tras lo cual todos salen ganando, principalmente los habitantes como lo son en este caso los de Yautepec… ¡Bien por la Síndico, los regidores y el alcalde Agustín Mendoza..!       
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]