compartir en:

Post Data… ¡Peñistas y salinistas..! Para el Partido Revolucionario Institucional que preside el desconocido priísta Enrique Ocho Reza, metido ahí con calzador por las órdenes de Enrique, el llamado el Primer Priísta del País, luego de la salida de Manlio Fabio Beltrones, el destino de este Partido en el poder, a estas alturas del sexenio peñanietista, políticamente resulta incierto… Hasta antes del gasolinazo y tras la salida del entonces secretario de Hacienda Luis Videgaray, por meterse en cuestiones políticas de los Estados Unidos para traer a México al entonces candidato republicano, Donald Trump, quien sostuvo una reunión “en lo oscurito” con Enrique Peña Nieto y luego de que la puntera demócrata Hillary Clinton no aceptó ningún encuentro con el Mandatario mexicano, a Videgaray no sólo se le vino el mundo encima sino que le indilgaron quien sabe cuántos sambenitos, a grado tal que su amigo y jefazo Enrique tuvo que destituirlo sin prescindir del él, ya que Luis se convirtió de hecho en el amigo consejero cotidiano del gobernante de México… Los meses transitaron, Trump ganó la presidencia y de inmediato los reflectaron buscaron a Luis Videgaray quien nunca se asomó para ser iluminado, hasta que sorpresivamente el miércoles 4 de enero, como consecuencia del gasolinazo, Peña tuvo que salir a dar la cara antes los comunicadores y sus cercanos, para explicar como lo hemos dicho en otras ocasiones, lo inexplicable para el pueblo, por del exorbitante aumento al precio de las gasolinas, que en ese momento como tema, parecía lo más importante… Aún cuando en el discurso de Enrique Peña apareció primero lo de los nombramiento de la secretaria de cultura María Cristina Cepeda García y el de Luis Videgaray Caso como secretario de Relaciones, por cuestión del conflicto social prohijado por los energéticos, aparentemente el nombramiento de Luis no mereció mucha importancia, sin embargo aún con las revueltas y asonadas que se dieron por distintas partes del País, las reflexiones eminentemente políticas por el retorno de Videgaray trajeron consigo informaciones filtradas, conjeturas, “sesudas” reflexiones y análisis… Sobre este particular, nadie le creyó a Peña lo de la renuncia de la Secretaria de Relaciones Exteriores, quien antes lo fue de Turismo, misma que con toda elegancia se negó a asumir la responsabilidad de la Secretaría de Cultura que le fue ofertada, por los amigos Enrique y Luis… Su retiró de la vida pública nacional e internacional tras la ceremonia de entrega de la Secretaría de Relaciones que encabezó inconforme, el aspirante a candidato presidencial Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, lo cual dio tema para desbordar las especulaciones políticas, no sólo por ser el encargado de cumplir con el ritual de tal proceso, sino por escuchar la confesión pública que hizo Videgaray, de no saber nada de ese ámbito tan delicado de la política nacional e internacional, por lo cual pidió el apoyo de todos los que laboran en esa Dependencia… Que momentos… Claudia, figura femenina eminentemente salinista, se retiró con toda dignidad… Ello pareció dejarle el camino libre a Enrique Peña para tener figuras posibles para su relevo entre Osorio, el vapuleado José Antonio Meade, el escondido José Antonio Calzada y el redimido o perdonado y reubicado Luis Videgaray… Hasta aquí pareciera que para Peña y el PRI todo era miel sobre hojuelas… Pero todo ello está alejado de la realidad política, pues a Carlos Salinas de Gortari, lúgubre y poderoso priísta, pareciera que lo han vapuleado, porque ya no están en los espacios del poder dos o tres de sus figuras Claudia y Manlio Fabio, aunque todavía le queda refugiado en Turismo Enrique de la Madrid, quien fue alejado de la fuente de riquezas que es Banderas… Se sabe que Manlio como priísta, con la anuencia de “sus compromisos”, busca la forma de hacer alianzas para tener un candidato que pueda dar la pelea en el 2018… Debe recordarse que Manlio ya no regresó a la Cámara de Diputados, donde quedó otro presunto aliado salinista-peñista que es César Camacho Quiroz, en tanto que el pastor mayor del Senado de la República lo es un salinista químicamente puro, Emilio Gamboa Patrón… ¿Tras los cambios referidos, la relación Peña-Salinas está sin raspaduras..? ¿Hay rompimiento..? Recordemos que Salinas tiene alfiles por otros lados como lo es Carlos Slim, cuyos vínculos con Andrés Manuel López Obrador son incuestionables… ¿Cómo la jugarán Peña y Salinas para el 2018..? ¡Saludos César Villegas..!

¡Hasta mañana que será un día más..