compartir en:

Puyazo… ¡El “Cuauh” y los Diputados..! La “politelenóvela” en que se ha visto envuelto Cuauhtémoc Blanco Bravo desde los tiempos de su destape como candidato del Partido Social Demócrata en pos de la Presidencia Municipal de Cuernavaca, ha tenido múltiples capítulos dignos de un argumentista para llevar su obra a los espacios de la televisión, el teatro, las carpas, las zarzuelas y hasta la cinematografía… Recordemos que en principio, los dueños de lo que quedó del PSD, cuyo único bastión en el País lo es el Estado de Morelos, con las artimañas de sus propietarios, el hoy diputado Julio Yáñez, su hermano él desquiciado funcionario expulsado del Ayuntamiento de Cuernavaca Roberto Yáñez y algunos otros que planearon la estrategia para traerse al “Cuauh” como candidato, hicieron acopio de todas sus estratagemas para cubrir los requisitos y convertir en su abanderado a Blanco Bravo, quien “de calle ganó” la Alcaldía capitalina… Esas turbiedades fueron sancionadas “en todos los términos de la ley”, por el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, así como por los tribunales relacionados con todo lo que tiene que ver con procesos electorales… Pareció que la novela ahí había concluido pero no, ya que por el contrario, fue entonces cuando empezó la “politelenovela” cuyo actor principal lo es el Futbolista-Ciudadano metido con calzador a político, aunque el niegue y reniegue de esto último… El acoso, imposiciones, amenazas, altanerías y autoritarismo demostrado por el desquiciado Roberto Yáñez, junto con su gente cercana, frente al Alcalde Blanco Bravo y contra gran parte de la ciudadanía expoliada y exprimida económicamente, fueron entre otras “las gotas que derramaron el vaso” para que viniera en principio, el rompimiento de Cuauhtémoc con el desquiciado Roberto, quien prohijó trampas por múltiples senderos al interior de la comuna, lo cual trajo como consecuencia que frente a los “empleados y trabajadores de confianza” de los Yáñez, la decisión del Alcalde fuera acabar con todo vestigio que tuviera vínculos con ellos, a grado tal que incluso se vino el rompimiento de Blanco con el PSD que preside el regidor Eduardo Bordonave, tras los escándalos del “resucitado” celebérrimo contrato de los 7 millones de pesos que presuntamente le dieron los de tal Instituto Político para ser candidato, cuya presunta firma no se sabe a final de cuentas en que quedó, pero todo eso resultó insuficiente para destituirlo por ser, como ya lo expresamos anteriormente, un argumento legal insustancial en su momento, frente a los juzgados electorales que lo soslayaron y así, al “Cuauh” le dieron paso como alcalde tras una “elección democrática” ganada en las elecciones y en los escritorios de los tribunales… El desquiciado Roberto Yáñez con sus congéneres no se frenaron y siguieron con sus embates, tanto en los medios locales como en los nacionales de comunicación, exhibiendo quien sabe cuántas gracias y desgracias de Cuauhtémoc Blanco… Cuestiones políticas éstas, cuyas claridades y turbiedades han quedado para la anecdótica de mucho de lo que se puede hacer en política, cuando por personalísimos intereses sólo se buscan los desquites y las venganzas… Ya sin partido político, Blanco Bravo fue motivo de las tentaciones para “arroparlo” en algún otro, como lo intentó Rodrigo Gayosso por el PRD, con las recomendaciones u órdenes de su padrastro y Jefe Ramírez, el Primer perredista del Estado… Por los senderos de Morena, el Partido de Andrés Manuel López Obrador, los acercamientos, presiones y coqueteos están a la vista a manera de defensa, pues pareciera que no le dejaron de otra a Blanco, por la reunión que sostuvieron con el tristemente “célebre Señor de las Ligas”, por aquello de su corrupción cuando lo agarraron “infraganti” con los fajos por millones de dólares, René Bejarano… En esta reunión, con él estuvieron Blanco Bravo, Alejandro Vera “el rectorcito” de la UAEM, Agustín Alonso exalcalde de Yautepec, el tortuoso Javier Sicilia y quien sabe cuántos más, lo cual se interpretó como su posible adhesión al Movimiento de Renovación Nacional y también un calambre para el titular del Gobierno de Morelos, el PRD y los diputados… ¿O no..? (Continuará).
¡Saludos..! Con personal afecto de amigos, enviamos con nuestro saludo el deseo y ánimo de que el licenciado Tomás Osorio Avilés recupere su salud, para beneplácito y satisfacción de los suyos… ¡A echarle ganas Tomás, a encomendarse a Dios, cuidarse y atender las recomendaciones médicas..! ¡Un fuerte abrazo..!

¡Hasta mañana que será un día más..!