compartir en:

Posdata… ¡Protegidos y abandonados..! Entre los pueblos orientales, China y Japón como ejemplo, las personas adultas, de edad avanzada, abuelos, ancianos o senectos como bien se les puede llamar, prácticamente y sin distingo, todos son motivo de las atenciones, cuidados y el respeto que se merecen por su condición de ser los que acá llamamos pomposamente, adultos mayores… En México nos hemos dado en llamar con distintos adjetivos a las personas que rebasan los 60, 70, 80 o más años de edad… Que si adultos mayores, los de la juventud avanzada, que si los senectos, y hasta socarronamente pubertos pero se evita a como dé lugar utilizar los términos ancianos, viejos y mucho menos viejas o decrépitos y decrépitas, porque para muchos resultan ser adjetivos ofensivos… Prueba de ello es que de Instituto Nacional de la Senectud, pasó esté a ser el Instituto Nacional para los Adultos Mayores… Que conste, ahí no hay ni se pronuncia aquello de la cuestión tan de moda para muchas feministas, como lo es la cuestión de género… Sirva lo anterior como referencia para recordar que el mes de agosto, el calendario festivo ha tenido sus nominaciones, primero como el mes de los ancianos, luego como el mes de los adultos mayores y actualmente como el mes de los abuelos… Insistimos, en los tres términos van los dos géneros por cuanto a las personas de edad avanzada… Afortunadamente en nuestro País, hay mucha gente que como familiares cercanos entre hijos y hermanos o colaterales como sobrinos y primos, a los abuelos, abuelas, bisabuelas, bisabuelos y los tatara les dan muchos de ellos no solamente pan y techo si no cobijo con amor, buenos alimentos, atenciones y cuidados en tiempos de su salud quebrantada… Reconocimiento con felicitaciones para quienes cumplen con este noble comportamiento, bien sea por razones de cariño, amor, familiaridad o todo aquello que prohíje esta actitud de humanidad para con sus mayores… Lamentablemente, también en nuestro País en lo general y particularmente en nuestro Estado, hay mucha gente que deja muchísimo que desear por cuanto a la atención no sólo de sus adultos mayores sino incluso del padre y la madre cuando estos están en condiciones de carencias… Hay hijos y nietos con familiares fraternos y otros cercanos, quienes a los enfermos, adultos mayores, ancianos, senectos y en los casos específicos de los decrépitos, los dejan a su surte, lo mismo en los espacios domiciliarios que cuando van y los botan en algún asilo, donde los abandonan o los dejan en la calle a su suerte, en el marco de sus carencias, penurias, enfermedades, soledad y hasta su muerte… Este es el mes de agosto, el que por decisión oficial y comercial es el de los ancianos, abuelos, adultos mayores o como usted quiera llamarlos… Particularmente, el día 28 es el de la celebración mayor para ellos… Sí por circunstancias de la vida, usted tiene a alguna persona adulta mayor hombre o mujer en condiciones de necesidad por su alimentación, salud o enfermedad para ser atendido y socorrido, no lo piense dos veces, hágalo con buena voluntad, pues amén de sentirse satisfecho su conciencia y condiciones de ser humano, lo dejaran en paz consigo mismo… Ayudemos y cuidemos a nuestros ancianos, incluso a aquellos que sin ser nuestros, estén en condiciones de verdadera necesidad… ¡Felicidades a todas las abuelas y abuelos, a nuestros viejos y viejitas, a nuestras ancianas y ancianos, a nuestros mujeres y hombres de edad avanzada, a nuestros adultos mayores a quienes les recomendamos que con todas las precauciones puedan sentirse pubertos, bajo el marco de todas las precauciones que la serenidad, por la longevidad son recomendables..! ¡Felicidades a todos ellos..! Y para ti que aún te sientes en la edad de ser la mera mera o el mero mero, se generosa con las abuelas y los abuelos, en animo de que la vida te permita llegar a la edad avanzada..! No olvides la premisa que es válida de un adulto mayor, anciano o senecto hacia un púber, adolescente, joven o adulto en fortaleza… ¡“Como te ves me vi, como me ves, quien sabe si te verás, salvo que puedas alcanzar mi misma o mayor edad”..! ¡Reiteradamente, felicidades abuelas, abuelos, bisabuelas, bisabuelos, tatarabuelas y tatarabuelos..! ¡Y si hay mayores, con mayor razón… Mil felicidades y que Dios los bendiga! ¡28 de agosto, Día del Adulto Mayor!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]