Pareciera que el desmadre propiciado en distintas partes del Mundo por el Coronavirus, Ómicron, las Cepas de sepa cuantas cepas de ese u otros virus, por aquello del Covid con sus decenas de millones de contagios y muertos, le cayeron según decir del presidente Andrés Manuel López Obrador “como anillo al dedo”, para fortalecer el abandono parcial o casi total del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, desde los inicios de la actual Administración… El Aeropuerto más grande de nuestro País, que fuera orgullo frente a la Aeronáutica Internacional, a diario significa más por sus deficiencias como consecuencia del dejar hacer y dejar pasar, lo cual prohijó descuidos, deterioros, abandonos e incumplimiento de los protocolos y reglamentos de seguridad indispensables, ante los pasajeros nacionales y extranjeros usuarios de esa Terminal Aérea… Lo anterior lo expresamos en forma sustentada por las condiciones de degaste y deterioro que se ven y perciben en pasillos, baños, salas, bancas de espera e incluso en algunos de los negocios instalados en el interior de dicha Terminal, donde las obras de mantenimiento, restauración o construcciones brillan por su ausencia… Antes de que explotará la crisis del principios de presente año, en ese Aeropuerto ya se percibía y denunciamos la falta de cuidados en la seguridad, donde es notoria la llegada de pasajeros procedentes de diversos destinos, sobre todo los extranjeros, quienes entran al País con toda facilidades y sin las restricciones y revisiones metodológicas, ni mucho menos los cuidados por la salud en lo general, en particular por el Coronavirus y sus similares, ya que entran a nuestro País y transitan por todos los destinos que tengan previstos para sus labores o descanso… La crisis explotó a partir del 03 de enero, cuando los pasajeros salientes o con enlace quedaron varados por vuelos que no llegaron, se cancelaron o no salieron… Las deficiencias informativas de las aerolíneas quedaron en evidencias por la forma anárquica de su manejo, al no haber control alguno por parte de las autoridades mexicanas, lo cual puso en jaque y como pordioseros a miles de usuarios que ahí pernoctaron durante horas y días, sin que nada ni nadie pudiese atenderlos para resolver sus penurias como viajeros, aún con sus lugares de vuelo reservados y pagados… Ni modo, son los tiempos de la 4T de AMLO, que desde luego por este caso será capitalizado para beneficio del lejano y temporal e ilusorio Aeropuerto de Santa Lucía… Que conste, ante esta crisis vino el cese que dio paso a Carlos Morán como nuevo Director enviado de López Obrador, con sus posibles instrucciones y los paliativos temporales, para medio resolver la bronca del AICM… ¡Ahí se las dejamos..!

 

Se fueron dos conocidos personajes de Cuernavaca… Emprendieron la partida el arquitecto Elías Pérez Tenorio, quien en tiempo reciente fuera presidente del Colegio de Arquitecto… Para su familia, hermanos e hijos, particularmente a Ramón nuestro amigo, vayan nuestra solidaridad y condolencias… ¡Descanse en paz el arquitecto Elías…! Días después, también dejó de existir nuestro buen “compa” don Alberto Corripio, longevo Dirigente de los aseadores de calzado, los boleros, quien durante decenios fue parte del Paisaje del Jardín Benito Juárez frente al KiosKo de Cuernavaca… Para su esposa, hijos y familiares va el abrazo cordial con nuestras condolencias… Descanse en paz don Alberto Corripio…¡Hasta mañana será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

pablorubenvillalobosh@hotmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado