Puyazo… ¡De Colosio a Peña..! Transitados los decenios que han sumado más de 30 años a partir de marzo de 1994, cuando Luis Donaldo Colosio Murrieta hizo el pronunciamiento que le costó no sólo perder la oportunidad de ser el Presidente de México sino la vida, como consecuencia de sus expresiones que calaron, no le fueron permitidas, ni solapadas ni mucho menos soportadas por Carlos Salinas de Gortari, éste, en los estertores de su Gobierno, cargó con el magnicidio de Colossio, por el asesinato cumplido en Lomas Taurinas, allá por los rumbos de Tijuana en la Baja California, tras lo cual los senderos del Gobierno de la República tuvieron que transitar por la tortuosidad de los caminos retorcidos que nos impusieron a México y a los mexicanos, los del omnímodo poder priísta asentado en lo máximo de la estructura gubernamental nacional… Curiosamente, el coordinador de la campaña de Luis Donaldo Colosio, era Ernesto Zedillo, quien nunca estuvo en esas Lomas y fue el beneficiado político por el asesinato de Donaldo para ser ungido como Candidato y convertirlo, tras un fraude electoral, el enésimo de la historia, en Presidente de la República… En efecto, Colosio Murrieta pretendió romper “las reglas” que rigieron durante 70 años la llamada “dictablanda” de los gobiernos priístas, frente a lo cual la sensibilidad de quienes heredaron y ostentaron el poder ejercido por ese Partido, no toleraron las intenciones de cambio que anunciaba el entonces candidato Colossio y por ello  fue asesinado… Recordemos de Colosio Murrieta, un fragmentós del discurso que lo llevó a su magnicidio inmediato, luego de expresar ante decenas de miles congregados en la Plaza de la República, el espacio donde está el Monumento de la Revolución, las flagelantes oraciones dirigidas indudablemente al Gobierno del País que presidía Salinas de Gortari cuando dijo… 

Veo un México con hambre… Veo un México con sed de Justicia… Veo un México de gente agraviada por las distorsiones que le imponen a la Ley quienes deberían de servirla… Veo un México de mujeres y hombres afligidos por el abuso de las autoridades y la arrogancia en las oficinas gubernamentales… 

Rescatadas estas entre líneas del largo discurso colosista, nos trasladamos a los actuales tiempos, donde las expresiones del Extinto, como consecuencia de las manos intelectuales y materiales que lo ultimaron, siguen siendo vigentes, pues ni el zedillato priísta, ni mucho menos los del “cambio” foxista o del genocido calderonista, pudieron abatir lo que como esperanza nos hizo creer ahora sin hacerlo posible, Enrique Peña Nieto, quien a partir del 2012 lanzó como pronunciamientos su preocupación, “por los pobres de México”, que a la fecha y en el marco de su sexenio rebasan los 55 millones de fregados… Pretendió Peña hacernos creer que tras la cacareada Reforma Energética ya no habría incrementos al gas y gasolinas lo cual hoy vemos que el Mandatario no cumplió, incluso con el consejo o contubernio del presidente del Banco de México Agustín Carstens, cuando “vendieron” cientos de miles de millones de dólares para tratar de sostener lo insostenible, con relación a la debacle del peso frente al dólar que nos tiene económicamente hundidos… Como se ve, todo lo dicho y emprendido sólo es la farsa dorada donde a diario se hunde más nuestra precaria economía, que ahora azota el bolsillo doméstico y la mesa familiar de nuestros alimentos, que es donde más nos puede doler y muy lejos de la cual se encuentran los de “cuello blanco”, los capos y los políticos, junto con ex gobernantes y gobernantes con los suyos, quienes tras su corrupción y el saqueo, nos mantienen espoleados y expoliados para ver hasta donde aguantamos y reventamos… Las cortinas de humo tendidas a lo largo del actual sexión peñanietista por lo de Ayotcinapa, las policías comunitarias, los narcotraficantes, los más de 70 mil muertos, los gobernadores saqueadores, los alzados, los incendiarios, y quien sabe cuántas más cuestiones por el estilo, ya no le sirven de nada a Enrique Peña Nieto, quien en los actuales tiempos nos tiene en calidad de damnificados a más de 100 millones de mexicanos, ya que por ahora solamente se salva la élite privilegiada de este País… ¡Aguas con lo que viene..! ¡El hartazgo y la insurrección tocan la puerta..!

¡Hasta mañana que será un día más..!

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...