compartir en:

Pregunta Ingenua… ¡Moscos, moscos, moscos..! ¡Paludismo, sika, chikungunya, dengue y quien sabe cuántos males más, están a la orden del día con personas afectadas por miles a lo largo y ancho del Estado..! Pareciera que exageramos pero la realidad consecuencia de las torrenciales lluvias y el calor, supera la ficción, ya que en las ciudades, colonias, pueblos y barrios de los municipios cálidos del Estado de Morelos que son más de 20, la proliferación de moscos o zancudos es incuestionable, consecuencia de lo cual los habitantes de todas las edades caen enfermos como moscas frente al ataque de esos insectos… Es más, según sabemos decenas o cientos de personas que vienen de visita al Estado, retornan a sus lugares de procedencia todos piqueteados; muchos de ellos tienen que pagar las consecuencias por el descuido de no usar algún repelente, culpa en parte también de los prestadores de servicios turísticos por no sugerirlo, junto con el descuido de la secretaria del Ramo Mónica Reyes Fuchs… Los casos registrados “oficialmente”, no coinciden con la realidad, pues cientos o miles de personas simplemente toman sus yerbitas, tesitos y mejorales como paliativos, junto con sus descansos, en espera de que pase la enfermedad que los atacó… Al respecto, recordamos que en los tiempos de los años 50’s hasta los 80’s del siglo pasado, los vehículos y las brigadas contra el paludismo visitaban periódica y permanentemente las poblaciones morelenses, donde cumplían con las fumigaciones con humos, líquidos y polvos que mucho beneficiaban a los lugareños, quienes más prestos que ya, en cuanto sabíamos de estos trabajos a realizarse en sus espacios domiciliarios o de trabajo, corríamos a tapar, proteger y acomodar alimentos y ropa… Es más, por “una lana”, las rociadas se hacían incluso en las paredes al interior de los domicilios, lo cual era agradecido por los habitantes, como consecuencia de saber el beneficio que recibían, quedando un tiempo prudente afuera de los espacios fumigados en espera de que pasara el olor y el efecto, que indudablemente eran dañinos por los insecticidas empleados que abatían los moscos… En los tiempos actuales que no son distintos a los anteriores por cuanto a la proliferación de moscos y como consecuencia de las enfermedades palúdicas, ¿qué es lo que hacen las autoridades de Salud Pública del Gobierno Federal, del Gobierno del Estado y los Gobiernos municipales para protegernos como población..? ¿Y las fumigaciones..? Esporádicamente sabemos que tal o cual dependencia fue a fumigar algún lugar, pero que sepamos, no existe una campaña gubernamental coordinada entre los tres niveles de representatividad, para atender y cumplir esta ingente y urgente necesidad en beneficio de los habitantes… ¿A quién le echamos culpa y la bolita..? ¿A Salubridad Federal..? ¿A la Secretaría de Salud estatal..? ¿A Salud Pública municipal..? ¿A alguien más..? ¡Señores del Gobierno, cumplan con las fumigaciones periódica y puntualmente pues ello resulta más barato que tener tantos enfermos..! ¿O no..? Por cierto, en diálogo personal con la secretaria de Salud Patricia Mora, fuimos informados en el sentido de que afortunadamente para Morelos, el paludismo casi ha sido erradicado, no así el sika, chikungunya y dengue, que son nuevas enfermedades como consecuencia de las modernas condiciones climático-atmosféricas y otros elementos que han prohijado un nuevo tipo de insectos más resistentes que propician estas enfermedades, siendo el dengue el que presenta la mayor cantidad de riesgos, como consecuencia de que la persona que lo padece en primera etapa, puede repetir la enfermedad con mayores problemas, entre los cuales esta lo del dengue hemorrágico que puede ser mortal… Nos explicó que las fumigaciones continúan con cambios periódicos en el tipo de insecticidas utilizados, ya que de ser repetitivos por la aplicación de uno sólo, los moscos se hacen resistentes y como consecuencia las fumigaciones resultan posiblemente inútiles… Argumentó que por razones económicas, para poder realizar las fumigaciones en determinadas poblaciones donde son necesarias se cumple la coordinación de esfuerzos entre las autoridades municipales que lo solicitan y la Secretaría de Salud a su cargo, para lo cual los Ayuntamientos coadyuvan con el pago de la gasolina para los vehículos y las maquinas portátiles que son utilizadas… ¡Qué bueno que esta actividad se esté cumpliendo bajo esas circunstancias..!

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]