Puyazo… ¡Se pierden hechos y fechas..! Cuando así conviene a las mezquindades de los intereses de personas, grupos e instituciones, las fechas a celebrar o conmemorar simplemente son pasadas por alto por todas aquellas y aquellos que debieran estar al pendiente del calendario cívico, por lo de las fechas a celebrar… El 18 de noviembre, pocos o casi nadie recordó que fue en Puebla donde los hermanos Aquiles y Carmen Serdán enfrentaron a las fuerzas gubernamentales locales y federales, apoltronados en su domicilio localizado por el rumbo hoy conocido como “El Parían”, donde ambos con sus cercanos resistieron los embates de los militarizados, en una larga refriega que terminó con el sacrificio de ella y la localización de él bajo un piso de madera que disfrazaba la puerta de acceso a un subterráneo, donde el frío provocó la tos de Aquiles, por la cual fue descubierto en su escondrijo y ahí fue asesinado… Por ello, dichos hermanos se convirtieron en víctimas, héroes y mártires… ¿Quién por nuestros rumbos ese día los recordó con la dignidad y honor que bien merecen los precursores del Movimiento Armado de 1910..? ¡Prácticamente nadie..! En la continuidad de lo cívico y conmemorativo, recordamos que el 19 de noviembre está calendarizado bajo la nominación del “Día Internacional del Hombre”, fecha que cayó en el día domingo del mercantilista llamado Buen Fin, por lo cual sólo fue parte de ese “puente finsemanero” armado por los empresarios y el Gobierno para exprimir a los tontos e ingenuos todo lo que pudieron, por aquello del compra compra bajo la razón, pretexto o engaño de quien sabe cuántos descuentos, en un titipuchal de presuntas ofertas… ¡Millones anduvieron de vacaciones y en el mercantilismo gracias al Buen Fin, pero..! ¿Cuántos se acordaron del Día del Hombre entre senadores, diputados federales, legisladores locales, munícipes, el propio Gobernante del Estado o el Mandatario del País..? ¿Alguno de ellos dijo algo por los del sexo masculino en ése día..? ¡Nadie..! ¡De esto no nos queda la menor duda..! Mientras que para las del sexo femenino hay muchas fechas que ellas han logrado con cientos de beneficios alcanzados, para los machines prácticamente y de hecho no hay nada y ni quien se queje ni se acuerde de los hombres, pues para nosotros no hay Derechos del Hombre; ni Día, Semana o Mes de la Próstata; ni Hospital, ni Instituto, ni Dependencia alguna dedicada para la atención de los de este sexo… Como se ve, el piso no es parejo… Y para concluir lo del celebérrimo Buen Fin, con el “puente” correspondiente por lo del día 20 de noviembre, que así oficialmente se reconoce en el mentado calendario cívico como el “Aniv. de la Rev.” -Aniversario de la Revolución Mexicana-, en esta ocasión los desfiles correspondientes se dieron en algunos lugares y en otros no, bajo el pretexto de la falta de clases en escuelas por lo del sismo, con representantes de algunas organizaciones deportivas, instituciones y asociaciones que bien cumplieron para que no pasara desapercibido, por los rumbos de Cuautla, Yautepec, Cuernavaca, Temixco y Jiutepec, en tanto que algunas ceremonias se cumplieron para recordar los hechos vividos en tal Movimiento Armado, así como a sus personajes más significados: los Serdán, Francisco I. Madero, José María Pino Suárez, Emiliano Zapata, Otilio Montaño, Francisco Villa, Venustiano Carranza y muchos más, por los que entregaron su vida, junto con el millón de personas entre soldados, revolucionarios y gente del pueblo que cayeron abatidos, quedaron en el olvido, principalmente en las escuelas, donde las ceremonias correspondientes brillaron por su ausencia, aún cuando en algunas se hicieron a la carrera en víspera del Buen Fin y en otras tras el multicitado “puente del 20 de noviembre” al retornar a clases… Como se ve en el marco de todo esto, los únicos ganones son los prohijadores de la mercadotecnia, el mercantilismo y la publicidad, que son los empresarios y el Gobierno, que ahora bien aprovechan como pretexto lo de la Revolución Mexicana, que a la gran mayoría de ellos les causa prurito y profundo escozor, “hasta allá donde les dije” y todos lo sabemos, por lo cual sólo cuestionamos… ¿Se acabó el grito de Viva la Revolución..? ¿Qué tenemos que gritar, “vivan el mercantilismo, las ofertas y el consumismo” de todo lo que se les ocurra a los grandes comerciantes, prestadores de servicios, empresarios y el Gobierno..? ¡Ahí se los dejamos!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]