Pregunta Ingenua… ¡Ahí la llevamos dice Peña..! En el marco de sus salidas a los micrófonos, el presidente Enrique Peña Nieto externó una expresión para la posteridad, en el último año de su gobierno, al que sólo le quedan diez meses… Peña dijo: “Logramos mantener el barco a flote”… A estas alturas, Peña ya no siente lo duro sino lo tupido por todos los desórdenes y desastres que vive el País por lo cual, según el Mandatario ahí la llevamos, pues “seguimos flotando”… Indudablemente que los mexicanos quisiéramos no flotar, sino estar en tierra firme para cumplir nuestras responsabilidades, que en el caso del gobierno por las cuestiones politiqueras, el barco que conduce Peña Nieto se bambolea en la borrasca, donde el timón pareciera no tener las manos seguras del Capitán que lo conduce… En una breve revisión de temas torales que son responsabilidad de la administración peñista, lo correspondiente a la seguridad pública se ha visto envuelto en el escándalo público político, luego de la Ley Nacional de Seguridad Interna aprobada por diputados y senadores, misma que le fue enviada como papa caliente a Enrique para su publicación, que ni tardo ni perezoso cumplió para su promulgación, con el mensaje adicional de que tal asunto quedaba a cargo de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación para su aprobación o rechazo definitivo, frente a lo cual el secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos, sólo dijo que será respetuoso de esta decisión… Lo anterior significa que dos poderes, el Legislativo y Ejecutivo, no fueron capaces de dar término a la tarea que emprendieron por tal Ley, por lo cual la Suprema Corte es y será como última instancia, la que pagará los platos rotos en caso de que apruebe o no la referida norma para la seguridad nacional, según les venga y convenga a los políticos que maniobran en búsqueda de causas para sus propios beneficios… Otro de los temas torales que tiene en riesgo el navío que maniobra el presidente Peña, es todo lo relacionado a la economía, frente a la cual, juran y perjuran los monosabios del gobierno responsables, que la macroeconomía marcha más que bien, pese a los remates que por cientos y miles de millones de dólares se tienen que hacer periódicamente, para tratar de contener la devaluación del peso que se desliza en el tobogán de su minimización, en tanto la escalada de precios para la microeconomía por el encarecimiento de los productos básicos resultan innegable, una vez que quienes lo padecemos sin distingo, lo somos todos los mexicanos… Para concluir en esta revisión a la ligera los temas torales que apesadumbran a Peña Nieto, está lo relacionado a la cuestión política, cuyo alfil para sucederlo José Antonio Meade, no cuaja en su precampaña con miras a su registro oficial como candidato, pese a los esfuerzos del Partido Verde, Nueva Alianza y el Revolucionario Institucional, que tampoco prenden con sus flamas avasallantes del ayer, para convencer al electorado que hoy por hoy, transita por otros caminos, por tener otras alternativas que no lo son las de Ricardo Anaya, con su Alianza México al Frente, ni la tripleta del PT, PES y Morena con Andrés Manuel López Obrador, quien pareciera ser el de las preferencias, ni tampoco están en el corazón electoral-electorero de los ciudadanos independientes, pues muchos electores hablan del abstencionismo que favorecerá a Peña, pues tampoco ven como opción a esos fantasmas “independientes”, como buenos candidatos para la “Silla presidencial”… Como se ve, las cuestiones relevantes de nuestro País no son nada halagüeñas para este naciente 2018, salvo que todavía en la desesperación y desesperanza, Enrique Peña Nieto pueda dar un golpe de timón, no sólo para mantener a México a flote, sino para conducirlo por aguas menos tormentosas y a puerto seguro… ¿Tendrá Peña las agallas, conocimientos y el talento necesarios para lograrlo...? ¿Sólo él y su tripulación lo saben, pues todos los demás de este País, simplemente somos pasajeros..! ¡Ojalá que Peña no nos falle!
Postal… ¡Cázares, que amabilidad..! De gran significado en lo personal, resultó el inusitado llamado que me hizo el maestro Jorge Cazares Campos con motivo del Año Nuevo… Los parabienes nos los correspondimos.. ¡Bendiciones para Jorge y Minda, con un fuerte abrazo!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]