compartir en:

Piquetazo… ¡Regada..! Lo que los diputados integrantes del Congreso del Estado con sus muy buenas intenciones, de las cuales está lleno el Infierno, al entregar reconocimientos a médicos por sus méritos que indudablemente los tienen los recipiendarios, la regada estuvo en distinguir a uno, en el marco de otros cuatro que no lo son menos frente al Ungido según aseguraron, el Día del Medico… Expliquemos… La Comisión del Congreso del Estado que encabeza Víctor Manuel Caballero Solano, legislador de aspiraciones gubernamentales, acordó otorgar al médico Romeo Ocampo Domínguez reconocimiento por su trabajo y trayectoria a lo largo de decenas de años… A Romeo le fue entregado un cheque como estímulo bien ganado y bien merecido por su larga vida positiva y propositiva como galeno… Sin embargo, la regada de diputados que a la misma sesión y en el marco de la solemnidad correspondiente asistieron, consistió en que otros 4 dignos, honorables y significados médicos de Morelos, recibieron el mismo reconocimiento, pero no el mismo estímulo económico… Es decir, para los legisladores que aceptaron la decisión de la Comisión que encabeza Víctor Manuel, aún siendo igualmente meritorios los otros 4 galenos, los pasaron irrespetuosamente a un segundo plano… Sin orden alguno, los nombres de los otros 4 merecedores del reconocimiento al Mérito Médico indudablemente que lo  son la distinguida doctora María Eugenia Galván Sánchez, el destacado médico Jorge Ganem Guerra; el sobresaliente Roberto Álvarez Sandoval, el eminente Esteban Gaona Jiménez y la significada doctora Leticia Loya Valenzuela… En la realidad y en el espacio de la medicina morelense, cada uno de ellos en sus respectivas especialidades, obras cumplidas y acciones por trabajos realizados en el Sector Público y en el Privado, como médicos ninguno es más que los otros… En nuestro concepto Leticia, Roberto, Esteban, Ma. Eugenia, Jorge y Romeo, tienen los mismos méritos y por lo tanto la igualdad para un reconocimiento de carácter público como el que otorgó el Congreso, cuya Comisión indudablemente que cometió un gran equívoco que se debe enmendar, si es que Caballero Solano puede y quiere hacerlo… Insistimos, el documento entregado a cada uno de ellos fue exactamente el mismo, por lo cual, a través de él se les dio la igualdad por el reconocimiento, no así por el significado estimulo que sólo se dio a uno de ellos… ¡ Más cuidado y más respeto en temas de esta naturaleza, señores legisladores..! Que no les ganen ni los afectos, ni las recomendaciones, ni las influencias… ¡Ahí se las dejamos..! ¿O qué, el reconocimiento era sólo para uno y los demás fueron de segunda..?

Piquete… ¡Alcoholeros..! Hasta las manitas se ponen los chavos y los ya no tanto en los tugurios cerveceros, alcoholeros y de otra naturaleza, donde en ánimos de “pasarla contentos se ponen hasta las chanclas” en grado de embrutecimiento, por el consumo de alcohol y drogas, tachas, “dosis”, marihuana y lo que ahora dicen que está de moda, meterle alguna bebida energetizante para sentirse súper… Alguno de los parroquianos entre adolescentes, jóvenes y otros ya no tanto, a final de cuentas se ponen como locos, y en el mismo tugurio entre palapas, bares, cantinas, discotecas, restaurantes, reventones, fiestas, festejos y otros eventos por el estilo, cometen todo tipo de tropelías, que para algunos son las provocaciones que traen consigo los enfrentamientos que luego propician las broncas y los madrazos, que por desgracia en algunos casos terminan con heridos y muertos como consecuencia de las armas blancas, las de fuego, los choques y las volcaduras… Ni quien pare todo eso… Tenemos gobiernos estatal y municipales e incluso el federal, que sin autoridad de sus dependencias representativas o por la corrupción que prevalece en ellas, el dejar hacer y dejar pasar resulta ser a final de cuentas la mejor de las formas para no meterse en broncas, por aquello de los “hijos de papi” o los influyentes, que sí lo son o  sin serlo, apantallan y presumen para quedar en la impunidad frente a un Gobierno sin autoridad… ¡Lo de los energetizantes ahora tan publicitados, son verdaderas drogas para todos los alcoholizados..! ¡Cuidado..!  

¡Hasta mañana que será un día más..!

CARTA ABIERTA
Por: Pablo Rubén Villalobos
[email protected]