Postal… ¡Topiltzin, bien..! Pese a que por ahí el despistado Eduardo Ruiz Santaella informó casi en forma de sentencia que la verificación vehicular continúa, incluso con patrullas ecológicas para detener a quienes no hayamos cumplido con este trámite, el pago de impuestos y las multas correspondientes, el titular de la Secretaria de Desarrollo Sustentable Topiltzin Contreras McBeath, salió al paso para desmentir tal bodrio… En efecto, sin ninguna sensibilidad, ante compañeros reporteros, sepa dios porque el funcionario de esa Dependencia dejó salir de su ronco pecho una declaración demencial en razón de los tiempos que vivimos, teniendo a Morelos como un Estado en Desastre por el terremoto, con decenas de miles que lo perdieron todo y por lo cual quedaron en la inopia, a grado tal que no cuentan con recursos económicos ni para lo más elemental, mucho menos para andarse preocupando de la tal verificación, en los descoordinados e insuficientes verificentros y para colmo de males, con la amenaza fascista de las tales patrullas que nos van a revisar y detener a quienes no cumplimos con el mamotreto de la verificación… En lo personal, el secretario Topiltzin Contreras nos aclaró que por el momento eso no se efectuará pues hay cuestiones más urgentes que atender, ya que precisamente él estaba por los rumbos de El Higuerón en Jojutla, atendiendo damnificados y todo lo relacionado a las encomiendas oficiales que tiene a su cargo, no sólo en esa población sino en otras más bajo las mismas circunstancias de muerte, dolor y destrucción… ¡A callar boquiflojos de la SEDATU… Nuestro comentario y sugerencia personal a Contreras McBeath, fue y es que lo de la tal verificación se vaya hasta el 2018, con lo cual coincidió, pues “el horno no está para bollos”, aunque parezca ser que ya entramos al Año de Hidalgo, para algunos del Gobierno, según se lo dijimos. ¡Topiltzin debe controlar a Eduardo..!
Reflexión… ¿Y el agua..? Trasciende en los mentideros la preocupación porque el gran caudal del hermoso borbollón que surgía en la gruta que alimenta o alimentaba el Balneario de Agua Hedionda, disminuyó cuantitativamente, o presuntamente desapareció… Ese bello balneario es uno de los lugares icónicos que tiene el Estado de Morelos, con sus frescas aguas, siempre con nuevas y mejoradas instalaciones cuya añera y larga alberca ha sido disfrutada por millones de visitantes, junto con sus otras extensiones que incluyen sus albercas privadas, por aquello de que son aguas miríficas que según los lugareños todo lo curan en cuanto a dolencias de huesos y musculares… La información al respecto sin tapujos ni desviaciones debe transitar de inmediato, según sean las revisiones y dictámenes técnicos que se hayan dado… No es la primera vez que Morelos, como consecuencia de un sismo, haya perdido un gran borbollón de agua como lo es el que referimos… En 1975, también como consecuencia de una sacudida que tuvo nuestra Tierra por los rumbos de Amacuzac y Puente de Ixtla, se perdió el gran caudal de cientos de metros cúbicos por segundo, que estaba en una propiedad privada, lo cual dio paso a un balneario, que así como nació con sus aguas frescas, así desapareció… Esa misma sacudida redujo considerablemente los hermosos caudales de Los Ojos de Agua de Cuauchichinola, un lugar paradisiaco en las orillas del Río Chalma que conjuga sus aguas con el Río Tembembe… Hasta la fecha y aunque reducidos los manantiales referidos, la gente concurre y sigue disfrutando de ese precioso lugar, al cual se puede llegar por Puente de Ixtla o por Mazatepec… Como se ve, lo que le pueda pasar al gran manantial de Agua Hedionda, presuntamente por alguna cuestión geológica también se reflejó por el sismo en los balnearios de Los Manantiales y Las Huertas adelante de Xicatlacotla, por rumbos de Jojutla-Tlaquiltenango, o entrando por el kilómetro 128 de la Autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco… Estas son cuestiones que no pueden ser contenidas cuando la naturaleza de nuestro Planeta se manifiesta con las fuerzas brutales que existen bajo nuestra corteza terrestre… Reitero, esperamos saber con veracidad qué es lo que ha pasado no sólo en estos tres balnearios, sino en los muchos más que tiene nuestro Estado, los cuales en términos generales son abrevados por las aguas subterráneas kilométricas que surgen donde ellos fueron instalados; entiéndase con esto Palo bolero, San Ramón, Atotonilco, El Almeal, Las Estacas y tantos más que tenemos y hemos disfrutado en Morelos…
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]