compartir en:

Reflexión… Para las condiciones en que se encuentran diversos municipios del Estado de Morelos, como consecuencia del terremoto que asoló nuestra tierra, podemos decir que por cuanto al número de muertos, que mucho lamentamos no tuvo la fatalidad comparativa con la terrífica cantidad de daños materiales que hay a lo largo y ancho del Estado, principalmente en los más afectados como lo son Jojutla, donde la devastación es mayúscula; Cuernavaca, Tétela del Volcán (Hueyapan), Tlaquiltenango, Cuautla, Tepalcingo, Tlayacapan… Todo ello sin citar la enorme cantidad de pueblos de cada una de las municipalidades que también están destrozadas… Según los primeros datos, el terremoto causó la muerte de 74 personas que fueron sepultadas en términos generales, cuando sus viviendas, departamentos o casas habitación se vinieron abajo, junto con algunas oficinas como la presidencia municipal de Jojutla, iglesias como la de Tetelcingo y algunos otros espacios públicos que también cayeron dejando semienterrados a quienes ahí se encontraban… Cuando expresamos que la cantidad de fallecidos es baja, no es por minimizar a ninguno de los 74 extintos, si no por saber que la cantidad de espacios habitacionales que se derrumbaron o se dañaron en Morelos por el terremoto, son más de 18 mil, a lo cual se deben sumar espacios icónicos que también se derrumbaron o sufrieron daños mayores como la Torre Latinoamericana, el Palacio de Cortes y la Catedral de Cuernavaca, junto con otros templos como la iglesia de Guadalupe, la de Tepetates y la de Ocotepec… Muchos más daños se han detectado, dictaminado y sumado, según lo dio a conocer la titular de la Delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia María Isabel Campos Goenaga, al referir que son más de trescientos los edificios históricos dañados, de los más de cuatrocientos monumentos existentes en Morelos, entre edificios, templos, ermitas, parroquias y santuarios como el de Tepalcingo, que fueron severamente dañados, con respecto a lo cual asegura que todos ellos como Patrimonio Histórico, serán rescatados, suponemos reconstruidos y/o restaurados, según sea el caso, aunque como ella lo advierte, esta labor será larga y costosa… Oficialmente, se da a conocer también, que son 17 las escuelas oficiales que serán demolidas por la afectación estructural que sufrieron… Ante ello, aún las autoridades no dan a saber cuáles serán las acciones a coordinar para dar alojamiento temporal a los estudiantes, a fin de rescatar su año escolar… En los espacios de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, en un marco de datos inconsistentes, sólo se sabe que el edificio central será demolido y presuntamente que otros edificios de algunas facultades también sufrieron daños, hasta el momento no cuantificados, ni dictaminados con precisión… En cuanto a la infraestructura turística, los reportes que da a conocer la titular del área Mónica Reyes Fuchs, no precisan los espacios dañados en la hotelería, restaurantes, bares, balnearios y otros espacios que presuntamente debe coordinar esa dependencia… Por cuanto a las zonas arqueológicas, por parte de las dos funcionarias tampoco han transitado los datos de daños con relación a las afectaciones sufridas… Es necesario insistir, que existen miles de personas afectadas que no han recibido aún ninguna atención, por encontrarse diseminados en barrios, colonias, poblados y hasta en rancherías, algunos lejanos de las cabeceras municipales…Para tranquilidad de conductores y transeúntes, se sabe que el Puente 2,000 que cruza la Barranca entre Álvaro Obregón y Jesús H. Preciado, para ir del Centro de Cuernavaca a San Antón, está en condiciones de ser utilizado como vialidad… Por los rumbos de Yautepec, han iniciado la reconstrucción de casas… El presidente de la República Enrique Peña Nieto, en sendas ocasiones en Morelos lo declaró Zona de Desastre, para anunciar primero en Jojutla que el FONDEN apoyará damnificados en la construcción de sus viviendas, en tanto que en Tlayacapan, el Mandatario acompañado por Graco el gobernador, anunció que impulsará el comercio para reactivar la economía del Estado, mediante programas específicos para su recuperación… Como se puede apreciar, entre el desastre y las acciones para tratar de retornar “a la normalidad”, ésta parte pareciera lenta, pero no hay de otra, pues en efecto, la recuperación va para largo…
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]