compartir en:

Postal… ¡Eucaristía..! En singular lugar conocido como el Sahuaro, por los rumbos de San Carlos en el Municipio de Yautepec, se cumplió religiosamente en su Capilla Doméstica, consagrada a San Jorge por el obispo Ramón Castro, con la ceremonia religiosa que dio paso la Primera Comunión de la menor Shaden López Patiño… Lo singular de esta Misa, es que se efectuó bajo el rito tradicional del latín en sus formas, expresiones y cánticos, mismos que amén de sorpresivos resultaron un gran atractivo y remembranza para los feligreses asistentes, en especial para los adultos mayores de todas las edades…Formando parte de la Diócesis de Cuernavaca, el párroco de Cocoyoc Jaime Siordia Portugal, acompañado por dos acólitos de su congregación y del Coro de las Religiosas Franciscanas de Atlatlahucan, cumplieron en el marco de la fe, el credo y la evangelización con todos los protocolos que requiere una ceremonia de esta naturaleza…Cabe referir que el Coro estuvo integrado por la madre superiora Gabriela y las hermanas religiosas sor Lourdes, sor Verónica, Oria y Patricia… ¡Qué explicativos hizo el Párroco para saber y entender las diferencias y coincidencias del rito tradicional en latín y el actual en español, incluso complementado con un documento especial que vale la pena tenerlo, leerlo y mantenerlo al alcance..! ¡Qué voces del Coro en sus interpretaciones, entre otras el Ángelus…Cabe mencionar que en algún momento el sacerdote Siordia Portugal, hizo relevante referencia al recordar que la Primera Misa Católica fue, de acuerdo con la remembranza histórica, la llamada Ultima Cena, que en los nuevos tiempos continúa en cada celebración religiosa para referir en el marco de la Eucaristía, al Maestro con sus alumnos, que ahora lo son los feligreses…Al mismo tiempo indicó que las misas en latín en nuestro tiempo, se comparten en los templos de Cocoyotla, Jumiltepec, Atlacholoaya, Atlatlahucan y Cocoyoc, que forman parte de la Diócesis de Cuernavaca…Debemos significar entre los presentes, desde luego a los padres de la consagrada en su Primera Comunión, su señora mamá Beide Patiño de López y Jorge López Flores, junto con su pequeña hija Arantxa; los padrinos María Guadalupe De Ita y Luis Arturo Cornejo Alatorre; entre los invitados encontramos la presencia de Matías Quiroz Medina, Alina Espín, con sus hijas Joana Marcelia y D´yave Figueroa; Carlos y Sandra López Flores; la familia integrada por don Miguel Patiño su hijo, hijas, yerno, nuera y nietos; Agustín Alonso Mendoza, Agustín Alonso Gutiérrez, Alejandro Mojica Toledo, Elena Noval y su hijo Alonso; Carlos y Lourdes de Riva Palacio; Juan y Laura de Salgado Brito; Rafael Pérez Habib, su esposa Lidia y sus hijos Gibrán y Halime; Manuel Avilés con su esposa Keiko; Laura de Villalobos, Silvia y Georgina López Tenorio; Eran Scheflan y Gabriela Martínez León; Alejandro Ortiz Diab, su esposa y sus hijos; Juan Francisco y Socorro López de Sánchez; Gaby y Alejandra con Carlos González; José Manuel Pérez Durán, Estela Turcato y Armando Basaldúa… De verdad, en ese lugar se conjugaron fe, credo, religión y solemnidad, con la excelente atención, amabilidad, alimentos y otros detalles singulares, compartidos por los anfitriones… ¡Qué feliz día para Shaden..!
Piquete… ¡Pirómano..! Cuenta el cuento, que cierto día llegó un feligrés para postrarse frente al Cura en el confesionario, en ánimo de contarle sus pecados… El Padrecito lo recibió con la consabida expresión… ¡Ave María Purísima..! A lo cual con rapidez el Pecador respondió en tono brusco: ¡Sin pecado concebida, Padre..! A ver, dime tus pecados. Solicitó el Clérigo… A lo cual respondió el Fulano ¡Acúsome Padre que soy piromaniaco..! El Padrecito se levantó hecho la mocha, sacudiéndose el faldón de la sotana tratando de apagarla y quitársela, al mismo tiempo que le decía el Pelafustán… ¿Piromaniaco..? ¡Eres un Incendiario, rejijo de la ch..! Lo anterior vino a cuento como consecuencia del incendio provocado contra miles de durmientes estibados en la Estación del ferrocarril de Yecapixtla… ¿Quién fue el piromaniaco-incendiario..? ¡Averígüelo e infórmelo, Pérez..! 

¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]