Puyazo... ¡Cuernavacenses-Inseguridad..! Mientras Alberto Capella acusa a Cuauhtémoc Blanco de ser saboteador de la seguridad en Cuernavaca, la población vive bajo el temor que llega a casos de miedo y pánico, por la criminalidad multiplicada y creciente que nos embate... Tras el robo de tres vehículos de transporte pesado junto con las cuatro esculturas icónicas de los zapatistas que por extrañas razones, luego de ser retiradas de la Plaza de Armas General Emiliano Zapata, fueron enviadas “para su protección” a una bodega o almacén municipal, las culpas por lo hurtado fueron compartidas entre los del Municipio y el Comisionado de la Seguridad Pública Estatal... Sugerencia, recomendación y petición a los dos responsables, déjense de sus luchitas y pónganse a trabajar por nuestra seguridad, estén de acuerdo o no en eso que es su responsabilidad y su obligación: ¡Darnos seguridad a quienes aquí vivimos..! Por sus pleitos, la comunidad de la capital morelense está prácticamente desprotegida, pues a final de cuentas no sabemos por este rubro dónde empiezan y dónde terminan las obligaciones que deben cumplir Alberto Capella quien tiene el Mando Único en Cuernavaca y Cuauhtémoc Blanco quien es el alcalde pero no tiene policías, para que podamos vivir y transitar con tranquilidad para llegar y retornar con bien... Capella sabe de qué hablamos y lo entiende muy bien, al igual que Cuauhtémoc y sus subalternos responsables de este rubro... Hoy como nunca, dicho sea con toda claridad, nos sentimos desprotegidos Señor de la Seguridad y Señor delAyuntamiento... Capella y Blanco tienen la palabra… Bájense del ring y que Alberto ponga a trabajar a su gente por el bien de nuestra seguridad... ¡Ojalá lo entiendan los dos, sin echarse culpas ni ponerse adjetivos..! ¡Estaremos al pendiente, si es que antes no nos pasa nada, por culpa de Alberto o Cuauhtémoc..! Por cierto, lo de las esculturas robadas, esperamos que Javier Pérez Duron el fiscal de Justicia, por los que tiene detenidos y detectados, nos pueda dar información y resultados para su recuperación, que de no encontrarse, ni modo, alguien tendrá que pagar para que se hagan, se recuperen y reinstalen ... ¡Esta es la petición y decisión de la sociedad organizada..!
Piquetazo… ¡Adame el Desgobernador..! En el año 2010, siendo desgobernador de Morelos Adame, el “Yo me encargo, yo me encargo”, en la dirigencia del Congreso del Estado, instalo a Sergio Álvarez Mata, como su ujier que antes siempre lo fue, a Sergio Álvarez Mata, por aquello de las vendettas y venganzas políticas contra el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ricardo Rosas Pérez… Quién sabe por qué cuestiones, el Magistrado Presidente entró en confrontación con el Mandatario y presionado, no sólo tuvo que dejar la presidencia del Cuerpo Colegiado sino que busco el refugio de la jubilación para su retiro… Rosas Pérez cumplida la tramitología correspondientes esperó que el Congreso del Estado a cargo de Álvarez, le aprobara su jubilación, misma que en efecto tuvo la afirmativa pero no en la cantidad de recursos económicos que por su calidad de Presidente, de acuerdo con la Ley le correspondían a Ricardo, quien en principio tuvo que conformarse con un 40 o 45 por ciento de los más de 106 mil pesos mensuales a los que tenía derecho como jubilado… Los años de lucha judicial de Rosas Pérez ante todas las instancias, todo parece indicar que culminaron luego de que recientemente, tras 7 años de lucha jurídica, en el curso del mes de junio de 2017, la sentencia le favoreció y tendrán que pagarle los 106 mil pesos mensuales que corresponden a su jubilación, con efecto retroactivo para todas las diferencias que le deben desde hace 7 años, lo cual hace una millonada que deberá pagar la actual Titular y la Administración de Recursos económicos del Tribunal Superior de Justicia… Como se ve, los carniceros de ayer son las reses del presente, como consecuencia de sus manoseos a lo Adame y a lo Álvarez, que dejan mal parada tanto a la administración gubernamental que desgobernó Antonio, como al Congreso del Estado que mal encausó Álvarez… Sirva lo anterior como recordatorio para referir el complemento de la premisa que asentamos anteriormente, pues “los carniceros de hoy, serán las reses de mañana”… ¿Lo entenderán..? ¡Tengan cuidado, pues no hay plazo que no se cumpla..!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...