Postdata… ¡Poco a poco..! Cabe reconocer que por cuanto a templos, haciendas y zonas arqueológicas, la atribuida delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia, María Isabel Campos Goenaga, oportunamente refirió lugares y nombres de las iglesias dañadas, con respecto a las cuales dijo, de acuerdo a lo expresado por el presidente Enrique Peña Nieto, que ninguna sería demolida, si no todas reconstruidas y restauradas... En este sentido, de inmediato fueron incoadas las responsabilidades jurídicas contra quienes participaron en el derrumbe de la Parroquia de San Nicolás de Babi en la comunidad de Tetelcingo, donde algunos lugareños azuzados por un “grillo” cometieron delito federal de “Lesa Cultura” contra el Patrimonio Histórico y Material, no sólo de ese Pueblo, si no de nuestro Estado y del País… Desde luego, la delegada María Isabel advierte y convoca por la necesidad de paciencia para lograr los causes que permitan traer los recursos multimillonarios requeridos para que se cumplan los trabajos necesarios, según sean los daños en ese tipo de construcciones… Por cierto, también en cuanto al recuento de afectaciones, falta saber hasta donde sea posible y con precisión, cuantas y cuáles son las haciendas con actividad turística, las de carácter particular y también por algunas que están abandonadas todas históricas, en qué circunstancias se encuentran después del sismo, al igual que las zonas arqueológicas de cuyas estructuras en términos generales poco o nada se sabe públicamente cómo quedaron… Siendo responsabilidad de la propia delegación del INAH, esperamos que la información fluya a la brevedad para poder saber de estas construcciones, cuya mayoría están vinculadas con el turismo y como consecuencia, cuáles seguirán activas sin riesgo para los visitantes y sus trabajadores; cuáles quedan suspendidas temporalmente y cuáles clausuradas definitivamente por su posible peligrosidad… Por otra parte, también extraurgente es saber en qué condiciones se encuentra nuestra estructura clínico hospitalaria del Estado de Morelos, cuya parcialidad en datos luego del terremoto ha salido a cuentagotas por razones obvias de lo minucioso de los dictámenes técnicos necesarios que esperamos, pronto sean del conocimiento de la población en general, así como de los derechohabientes y beneficiarios de sus servicios…En este rubro Patricia Mora, la secretaria de Salud tiene la palabra… Finalmente, de Jaqueline Guerra, la actual directora general del Instituto en el Deporte del Estado, muy pocos sabemos por cuanto a lo que haya pasado o no a las instalaciones deportivas, especialmente por las que funcionan abiertas, semiabiertas, techadas y las cerradas, en sus estructuras y construcciones a lo largo y ancho del Estado… ¿Cómo están las construcciones de los campos de futbol, de las canchas de básquet y voleibol; de las albercas que dependen de este Instituto y también las privadas que dan servicio deportivo al público; de los campos de béisbol y sus graderíos e igualmente, las canchas de tenis y otro tipo de instalaciones a donde, independientemente de los deportistas que van a realizar sus prácticas o encuentros deportivos, por decenas, cientos o miles que a ellos llegan como espectadores, tengan la seguridad para disfrutar de su deporte favorito..? ¿Cuántas y cuáles de ellas están dañadas..? ¿Cuántas y cuáles de ellas han sido cerradas..? ¿Cuántas y cuáles de ellas están en condiciones de seguir siendo utilizadas..? Poco se sabe del Estadio Coruco Díaz; menos del Centenario y casi nada de La Leona, Oaxtepec, La Perseverancia de Jojutla; las instalaciones de Cuautla, los gimnasios particulares que son espacios de entrenamiento deportivo y quien sabe cuántos más, sobre los cuales la directora Guerra debe informar... Como se ve, en cuanto a este rubro de las edificaciones y estructuras de educación, salud, deporte, templos, Haciendas y zonas arqueológicas, las cuestiones no son nada fáciles, sin embargo, las funcionarias secretarias referidas deben mantenernos informados por razón, no sólo de ser su responsabilidad, sino del interés público, social, cultural y deportivo, por todo lo relacionado a las edificaciones e infraestructuras, vinculadas directa o indirectamente con el Gobierno Federal dl Estado, frente a lo cual las áreas correspondientes de los 33 ayuntamientos deben coadyuvar.
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]