Puyazo… ¡Gobernadores rateros..! El escándalo internacional que puso a México en la picota de la nota roja resultó irrefrenable… Como si fuera poco todo lo que se dice y publica cuando señalan a México como uno de los países donde están los funcionarios más corruptos del mundo en los gobiernos municipales, estatales y el de la República misma, la muestra como cereza podrida quedó de manifiesto en Florencia, Italia, Cuna del Oro con su inmenso Mercado Florentino con piezas increíbles de ese metal y que también es Cuna del Renacimiento donde se encuentran el David de Miguel Ángel y la Madonna de Botticelli… Ahí fue ubicado por policías y el descuido de su esposa viajera para ser detenido con todas las atenciones, prudencia y calma necesarias, el prófugo de la justicia mexicana y de los Estados Unidos Tomás Yarrington, otrora todopoderoso narcogobernador del temido Estado de Tamaulipas, ya que al transitar por sus territorios se corren los riesgos del levantamiento, secuestro o asesinato, que están a la orden del día desde los tétricos tiempos del Mandatario Yarrington… A éste se le detectó, cercó, apresó, y quedó a cargo de las autoridades italianas, quienes se encuentran en la difícil decisión por la expulsión de Reo, para ser entregado a las autoridades mexicanas o a las de los Estados Unidos para su proceso y sentencia… Según trasciende, por los delitos que se le imputan en México, que no son pocos por corrupción, delincuencia organizada y coparticipación intelectual en homicidios, la máxima sentencia que puede alcanzar es de tan sólo 20 años, en tanto que en los Estados Unidos, por el rosario de delitos que se le imputan, particularmente en el Estado de Texas, por sus presuntas participaciones con el crimen organizado, el tráfico de drogas, blanqueo de dinero y otros crímenes, la pena puede alcanzar no sólo 90 años de cárcel, sino dos cadenas perpetuas… El caso Yarrington criminalmente hablando, es patético y se suma a los otros 10 gobernadores que como César Duarte de Chihuahua y Miguel Ángel Padrés de Sonora, son sólo parte de la cauda de saqueadores de erarios y usufructuarios del poder que les concedió la manida democracia a la mexicana, por lo cual se convirtieron en señores-todopoderosos-de-horca-y-cuchillo, para hacer lo que les vino en gana, a lo cual sumaron para su desgracia, a una cauda de sus allegados que entre funcionarios, amigos y familiares le entraron a ese lodazal del enriquecimiento bastante explicable que como delito en México le llaman inexplicable, al que se suman los del crimen organizado; los secuestros; levantones, desapariciones y asesinatos, con que muchos de ellos se envilecieron y mancharon, protegidos por quienes parecían ser sus dioses, en sus efímeros espacios de poder y riqueza… A los tres referidos debemos sumar los otros ocho que a salto de mata se encuentran en algún lugar de México o del mundo, sin que presuntamente haya poder alguno que los pueda localizar, ya que en términos generales todos van blindados económicamente, no sólo para pagar sus escondrijos sino también conciencias y complicidades, para mantenerse en libertad… Entre ellos están los gobernadores bandoleros de Quintana Roo Roberto Borge; Javier Duarte de Ochoa a quien por cierto ya capturaron en Guatemala, y Fidel Herrera de Veracruz; Rodrigo Medina de Nuevo León; Rubén y Humberto Moreira, de Coahuila; César Duarte de Chihuahua; Ángel Aguirre Rivero de Guerrero; Fausto Vallejo de Michoacán; Gabino Cué de Oaxaca y Juan Sabines de Chiapas, por sólo citar a estos cabecillas de sus cárteles o mafias políticas… Algunos de estos patéticos casos incluyen padres, madres, novias, amantes, cónyuges, hijos, hermanos, sobrinos, tíos y toda la demás parentela, junto con los llamados cercanos, amigos, amigotes, compadres, comadres y demás, que sin duda alguna son parte de los cómplices que recibieron las primicias de los goces y ventajas que permiten el hecho de estar cerca de quien presuntamente tiene el poder, como en este caso de los gobernadores temporaleros de sexenio, a los que se suman legisladores federales, estatales y munícipes de trienio, sin olvidar a los también usufructuarios del poder gubernamental del Presidente de la República… ¿A propósito del tema, cómo andaremos a estas alturas con respecto a los gobernadores panistas del 2000 al 2006, del 2006 al 2012 y los del 2012 a la fecha, con toda su cauda en nuestro Estado..?
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...