Puyazo… ¡Todo gracias al gobierno..! Ni modo, toda alegría por la borrachera como la de diciembre, se paga con la cruda y la resaca, pero ahora para todos en el 2018… Así ha sido la costumbre, año tras año y esté quien esté como Presidente y como partido en el Gobierno de la República, pues económicamente por la “cuesta de enero”, ésta con su tétrico y tradicional incremento a los costos de la llamada “canasta básica”, siempre nos ha ido de la chin…a Hilaria… Ni los priístas en su etapa eterna de los primeros 70 años más la actual ni los panistas frustrados tras sus dos sexenios en el poder; ni los del PRD u otros paridos donde han sido gobierno, todos ellos, en ninguno de sus tiempos han tenido algún año de excepción por el cual el encarecimiento con su escalada de precios a todos los productos y servicios nos la hayan perdonado, luego de sus simulaciones por errores, descuidos y abusos tras sus posturas mentirosas y demagógicas… Recordemos que entre los muchos pronunciamientos de Enrique Peña Nieto, tanto en su campaña como en sus primeros años de gobierno y en el tiempo reciente, nos ha anunciado que “viviríamos en el País de la Maravillas” por sus reformas logradas en quién sabe cuántos rubros, luego de lo cual sus acciones políticas sólo quedaron en politiquería barata, pues ya vemos al término de su caduco y caótico sexenio como nos está yendo no sólo en la cuestión de inseguridad y la paridad del peso-dólar, sino en todos los precios alzados del mercado interno común, particularmente el correspondiente a los consumos de los insumos elementales básicos, que para millones de mexicanos resultan inalcanzables… A los del gobierno, los sufrimientos y carencias de los habitantes jodidos les han importado un bledo ayer, ahora y lamentablemente será siempre, entre otras razones por la corrupción y la impunidad que han sido, son y serán para México y los mexicanos, el acogotamiento creciente, por desgracia… Basta recorrer algunas calles para saber de la inseguridad, ver las accesorias con sus aparadores entre barrotes tratando de vender todo lo que tengan tras imponer los precios que les venga en gana o les sean necesarios y convenientes a los comerciantes, lo cual se multirepite en plazas comerciales, tiendas de conveniencia, supermercados y desde luego, en los llamados mercados populares y centrales de abasto… La carrera alcista es imparable, por lo cual en la “cuesta de enero” del 2018, los precios de todo se fueron a las nubes gracias a los abusos de “papá gobierno”, por los incrementos impuestos a los energéticos, gas, gasolinas y diesel, así como a las tristemente célebres casetas de peaje, donde Capufe a cargo de Benito Neme Sastré con o sin la venia de Hacienda, impusieron los incremento que se les vinieron en gana, respecto a las llamadas autopistas, algunas de las cuales como la que va de Cuernavaca a Acapulco, resultan ser verdaderos caminos reales… Cuando los comerciantes y prestadores de servicios saben de estos aumentos por los cuales también resultan afectados y atropellados, prácticamente todos incluyendo a los productores, le entran a la escalada de precios por lo cual, y tan solo por citar algunos productos o servicios como los energéticos ya referidos, los de la canasta básica suben, suben, suben… He ahí las tortillas, leche, pan, pasajes, taxis, carne, verduras, legumbre, ropa, calzado, herramientas, refacciones, juguetes y quien sabe cuántos más, a los cuales les salieron alas…

Alas éstas que ya desgraciaron la depauperara economía familiar o domestica… Para tranquilidad del gobierno, por lo menos hasta enero de 2018, saben los responsables de las llamadas instituciones oficiales, que hagan lo que hagan, cometan los abusos que quieran, incurran en las arbitrariedades y tropelías que se les venga en gana y quien sabe cuánto más que se les ocurra, que para desgracia de México y los mexicanos, amén de no tomarnos en cuenta, salvo el caso de algunas manifestaciones aisladas, saben que no pasa ni pasará nada… Por ello es que a los del gobierno les vale mad… lo que se piense, diga o escriba… Ni duda cabe, convenenciero como son ellas y ellos, los de tal gobierno en sus tres órdenes o niveles, son tozudos y conchudos… ¡Ahí la dejamos!

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...