compartir en:

Piquete… ¿Quién les paga..? Mucho cuento y rollo se traen con lo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, cuyos miembros integrantes, cuantas veces quieran sus dirigentes, son obligados a suspender clases, abandonar aulas, cerrar escuelas y, en los casos menores, solamente van a las marchas manifestaciones, con reclamos y exigencias, según se los ordenen sus manipuladores…En casos como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, las acciones de esta Coordinadora laboral pone en desgracia a los habitantes de los pueblos que quedan a su merced, luego de taponar los caminos e impedir así que lleguen los sustentos necesarios para la sobrevivencia, más o menos adecuada de la gente que vive en los espacios perdidos de las serranías y de algunas zonas urbanas… los casos de Chiapas y Michoacán son preocupantes; los de Guerrero y los de Oaxaca resultan patéticos; sin embargo, pese a tantos incumplimientos laborales, a los trabajadores de la CNTE puntualmente les pagan los del gobierno federal y los gobiernos estatales, ya que sus quincenas como por arte de magia les son entregadas, incluso con uno o dos días de anticipación, a cada uno de todos ellos, como también les pagan religiosamente los titereteros a todos los vándalos infiltrados que a ellos se suman, provenientes de quien sabe dónde… Cuestión ésta que bien saben los marioneteros enviados para promover y causar vandalismo, daños, destrozos, saqueos, robos, violencia, agresiones, heridos y muertos, sin que a final de cuentas Judicial y jurídicamente, pase nada más allá de los escándalos que transitan a través de los medios de comunicación, empezando por las tristemente célebres redes que informan, manipulan y tergiversan a juicio y antojo de quienes hagan los envíos de origen…Frente a todo esto, la reiterada aseveración y pregunta… ¿A los trabajadores de la CNTE les paga el Gobierno y con ello como consecuencia los protege y los solapa..? Pero, ¿Quiénes les pagan a todos los infiltrados vandálicos de las diversas corrientes que penetran las manifestaciones de la CNTE..? Que conste, desde siempre la lucha por la sucesión presidencial prohíja todo tipo de desórdenes y hasta carnicerías humanas…Ello ha ocurrido desde que tenemos memoria, a partir de mediados del siglo pasado, cuyas víctimas por la manipulación política sexenal criminal, han sido los campesinos, obreros, maestros, estudiantes, médicos, enfermeras, ferrocarrileros, electricistas, comerciantes, feligreses y quien sabe cuántos más, que sólo han servido como carne de cañón… La sucesión presidencial está en puerta y en plenitud; los que luchan por la silla, como ha sido tradicional, son los que prohíjan todos estos desmanes, sean del partido que sean, a través de sus ujieres operadores…Esto lo saben todos los que están encumbrados en los poderes nacional y estatales… Morelos también está en el ojo del ciclón… ¡Cuidado, mucho cuidado Peña, Osorio, Emanuel, Rafael, Luis, Aurelio, Antonio, Andrés, Margarita, Mancera, Graco… No prohíban ni permitan que se desborde la nave..! ¡El timón anda flojo y los hoyos hacen agua..! 
Post Data… ¡Lamentable..! De verdad, como lamento haber perdido un lector de prosapia, pulcro, cuidadoso y decente como Enrique Mora “N”…No sabe cuan preocupados estamos en lo personal por su generosa decisión de ya no leernos, luego de aquel artículo sobre la celebérrima porra del ¡eh, eh, eh, pu..! Publicado en este espacio, que él interpreta y anota en forma completa dos veces en su misiva, recordando que lo escuchó en encuentros deportivos de futbol en primaria por un lado y de vóley ball (sic) en una escuela preparatoria de señoritas, donde la porra en cuestión, dice que fue multirepetida contra las damitas… Lamentamos que Enrique Mora “N” tenga que asistir a encuentros deportivos como esos que tanto le molestan, por lo cual la sugerencia es que no vaya…Pero como ya no nos lee, según su decisión expresada, con afecto un hasta pronto a quien era nuestro ínclito Lector… ¡No habrá más sobre el tema..!   

¡Hasta mañana que será un día más..!

CARTA ABIERTA: 
Por: Pablo Rubén Villalobos
[email protected]