compartir en:

Una serie de imágenes sobre la captura de quien ya es considerado "el cocodrilo más grande del mundo" ha causado revuelo en redes no tanto por el tamaño del animal cuyo peso rondaba los 460 kilogramos, sino por el móvil de la aprehensión.

El reptil, de 4.5 metros de largo, fue capturado por el cazador Ken Owen, quien junto con su equipo decidió poner fin a la vida del animal para examinar su interior.

Enorme fue su sorpresa al encontrar un ciervo y dos ardillas totalmente enteros que según los expertos no tenían más de 24 horas dentro del reptil, pues no presentaban signos de descomposición causada por los ácidos.

Ante el hecho, miles de usuarios en redes criticaron que tras la captura, los cazadores hayan acabado con la vida del animal. ¿Qué opinas?