A decir que Alberto Capella no es una maravilla como policía, sino todo lo contrario, vino este lunes Jorge Ramos Hernández. Para eso y a impartir la conferencia “Mando Mixto, alternativa para mejorar la seguridad”, lo trajo el diputado federal panista Javier Bolaños Aguilar. Asimismo legislador por Acción Nacional, Ramos es el presidente de la Comisión de Seguridad Pública en el Congreso de la Unión y ex alcalde de Tijuana, así que conoce a Capella. Tuvo como su empleado al después comisionado estatal de seguridad pública, pero aseguró que durante los siete meses que éste desempeño el mismo cargo en la ciudad fronteriza “la incidencia delictiva empeoró”; que por eso lo despidió y habilitó a un militar para combatir a la delincuencia pues con Capella se fue al alta. Crítico del modelo que concentra en un solo individuo el mando policíaco e impulsor del propósito de los diputados panistas por establecer la Ley Mando Mixto Policial, Ramos vino por una invitación de Bolaños, aspirante éste mismo a la candidatura del PAN a gobernador. La conferencia del ex presidente municipal de Tijuana, a la que por dos décadas el cártel de los hermanos Arellano Félix sumió en la violencia, se insertó en el contexto de los mítines de los partidos de Regeneración Nacional (Morena) y de la Revolución Democrática (PRD), respectivamente el sábado y el domingo en la Plaza de Armas; encabezado el primero por Andrés Manuel López Obrador, que arropó al senador Rabindranath Salazar Solorio, y el segundo por Rodrigo Gayosso Cepeda, quien también pretende la gubernatura… QUE los alcaldes de los once municipios que no entraron al Fondo para la Atención de Infraestructura y Administración Municipal (FAIAM) y de este modo tener recursos para pagar laudos, no significa forzosamente que serán destituidos porque no lo hicieron. Al igual que ya ha sucedido con otros ediles, llegado el momento de las notificaciones de pagan o se van a la calle se ampararán, recurrirán a argucias políticas y pactarán convenios con los demandantes para salvarse del cese. Pero de la manera que sea, de lo que se habla es de pagar mucho dinero, según el casi nuevo secretario del Trabajo, Francisco Santillán, 46 millones de pesos en los Poderes Ejecutivo y Legislativo y 604 millones en ayuntamientos por un total de tres mil 824 demandas. Y la realidad de que “el coco” de las destituciones no parece asustar a los presidentes municipales de Huitzilac, Temoac, Yecapixtla y Zacatepec, pese a que ahora mismo estarían “en riesgo inminente” de perder la chamba. Tampoco a los de Atlatlahucan, Mazatepec, Temixco, Tepoztlán, Tlaquiltenango, Tlayacapan y Xochitepec, quienes también se negaron a entrar al dicho fondo porque les iban a descontar dinero de las participaciones federales pues, quebradas dos de cada tres comunas, a veces no les alcanza ni para la nómina… SI la comisión bipartita de funcionarios del Ayuntamiento de Cuernavaca y la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) existe y se halla verificando defectos del Paso Exprés para que los corrijan las empresas que lo construyeron, una de dos: o lo hacen de manera subrepticia, para que no los vean los cuernavacenses que resultaron afectados con esta obra “de primer mundo”, o simplemente la mentada comisión no pasó del anuncio. Por ejemplo, uno de tantos “vicios ocultos” que todos vemos menos el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, y su delegado en Morelos, José Luis Alarcón Ezeta: el puente de Palmira, estrecho, que no coincide con la anchura de esa avenida porque la empresa que lo hizo se equivocó pues era para otro lugar de dimensiones menores, y sobre todo peligroso, debido a que en los costados no hay protecciones y los peatones pueden caer al vacío y ser apachurrados por los automóviles que pasan abajo. Determinadas por la Auditoría Superior de Fiscalización (ASF) quince observaciones de irregularidades por hasta 270.5 millones de pesos, por un lado el no por nada popularmente llamado Paso de la Muerte huele a una tranzota, y por otro, las evidencias de que los trabajos que les llevaron dos años fueron hechos al chingadazo. Sin embargo, autoridad alguna ha salido a fincarles responsabilidad a la española “Construcciones Aldesem” y a la mexicana “Epccor Construcción”; el alcalde Cuauhtémoc Blanco simula “preocupación” pero tampoco hace nada de veras efectivo, y se nota que tanto Ruiz, apapachado como se siente por el presidente Enrique Peña Nieto, como Alarcón se pasan por la entrepierna las observaciones de la ASF… ME LEEN MAÑANA. 

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...