La noche de ayer el concierto de Julión Álvarez en Atlatlahucan, tuvo que ser cancelado debido a la fuerte lluvia que duró dos horas.  

Pero todo se volvió un caos cuando los asistentes al lugar comenzaron a salir de manera desorganizada, llevándose cervezas, además de que los organizadores no reintegraron los boletos de entrada.

Algunos asistentes al evento reportaron que la reventa de los boletos fue lo que ocasiono todo el descontrol, además de que nadie les dio garantía de que es lo que pasaría con sus boletos, ya que no los organizadores no se los regresaron y desaparecieron del lugar.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado