Comuneros y habitantes de la comunidad Agua Azul iniciaron con los trabajos de desazolve del río para recuperar el cauce que favorezca a las cascadas, que desde el viernes pasado se empezaron a secar por la desviación de la corriente.

Con palas y picos, campesinos e indígenas buscan restablecer el encauce que se corrió hacia el margen izquierdo del afluente, lo que formó un brazo de río que conecta en la parte baja del lugar.

Los trabajos empezaron este martes debido a que aún la CONAGUA no ha dado a conocer los resultados de los estudios al respecto; los ejidatarios que viven del ecoturismo están desesperados por temor a la baja de visitantes en la zona.