compartir en:

Cuernavaca.- Fernando Enríquez Marure suma 42 medallas en el taekwondo y, pese a su corta edad, ya tiene grandes ambiciones, asegurando que en unos años se ve viajando a diferentes competencias en otros países.
“En diez años me gustaría ser una cinta mayor y competir en otros lugares”, mencionó. 
Sobre el taekwondo, el menor dijo que le gusta ya que le brinda valores, además de manejar una gran condición física.
“Me gusta el taekwondo porque me hace sentir nervios, ansiedad y adrenalina; siempre hay un reto siguiente y debes desafiar tus miedos para romper todas tus metas. Realmente el taekwondo me enseña valores como: el respeto, la perseverancia, la lealtad y sobretodo la responsabilidad”, dijo. 
En este momento, Fernando es cinta azul y próximamente se convertirá en roja, por lo que su entrenador, Filiberto Álvarez Pérez, afirma que pronto alcanzará la cinta negra
“Desde que inició Fer se ha destacado en la movilidad en su área; cuenta con movimientos de manera natural, y la gran percepción que tiene sobre los movimientos del rival y la visión en el combate que permite atacar”, aseguró.
Fernando disfruta hoy del Día del Niño agradeciendo  a su entrenador por el apoyo brindado, además de dedicarle sus triunfos a su mamá papó y hermana, quienes siempre lo han apoyado.i

Por Valeria Ortega