compartir en:

Habitantes de Huitzilac y Cuernavaca sufren los estragos del frente frío número 7 que se siente en la entidad.

En la capital morelense, los habitantes tuvieron una mañana fresca con 9 grados al amanecer, y la temperatura fue aumentando conforme el transcurso de las horas.

En algunas escuelas de la capital, permitieron a los estudiantes llevar prendas que no pertenecen al uniforme para protegerse.

En Huitzilac, por su parte, los habitantes también resintieron las bajas temperaturas. Desde temprano, las personas aprovecharon para tomar bebidas calientes, como lo es el atole o champurrado. Incluso, se pudo ver a las mascotas también con suéteres.

Habitantes aseguran que el agua amanece con una capa de hielo, y hasta el pasto amanece con restos de escarcha, debido a las heladas.

Otros más acostumbran a hacer fogatas con leña en sus hogares, para calentarse.