Roberto y Jorge Luis fueron detenidos al ser sorprendidos con nueve dósis de “cristal” y dos pistolas calibre .380 milímetros con cargadores abastecidos, cuando viajaban en un auto Beetle amarillo y una moto Kawasaki, por la calle Tulipán Americano, de la colonia Tulipanes, de Cuernavaca.