Para las personas a las que les cuesta realizar cuentas, organizarse y calcular qué gastar y qué no, hay procedimientos que ayudan a mejorar las habilidades en la economía doméstica.
Algunas herramientas son las aplicaciones descargables en los teléfonos inteligentes, como también  libros y películas, que pueden mejorar la mentalidad financiera y aportar ideas de negocio.
Las opciones de créditos para liquidar las deudas y salir de buró de crédito sos son otra manera de sanear las cuentas en casa.
A continuación, cinco recomendaciones útiles que hasta el más novato y desordenado puede poner en práctica.

Paso 1: Apps, libros y películas
Una manera de empezar es leyendo libros o escuchando audiolibros sobre cómo elaborar un presupuesto, atenerse a él y aumentar los ahorros. “Piense y hágase rico”, “Pequeño Cerdo Capitalista” o “Los secretos de la mente millonaria” son algunos títulos que ayudan a dominar las estrategias.
Otros recursos son las aplicaciones para smartphones, algunas gratuitas y otras no. “Ábaco” es un asistente de finanzas personales ideado para acceder de forma simple y transparente a tu información financiera. La app se conecta a sus cuentas bancarias, procesa la información y brinda explicaciones detalladas de su comportamiento financiero.
Zetasoftware está dirigida a personas y hogares pero también a profesionales y estudios contables, o micro, pequeñas y medianas empresas. Es una solución en la nube que da respuesta a las necesidades  de administración y planificación financiera.  El cine también es una buena inspiración.
En busca de la felicidad destaca la importancia de trabajar duro, aprovechar las crisis y emprender.

Paso 2: Fijarse objetivos y seguir el plan
Vivir estresado por el dinero  es atribuible a la falta de control sobre los gastos. Hacer compras inteligentes y planificar en qué se gastará y  ahorrará comienza con fijarse objetivos. Si la meta es irse de vacaciones, jubilarse a cierta edad o comprar una vivienda, en función de esos objetivos deben organizarse las finanzas. ¿Cómo hacerlo? Creando un plan. Debe incluir una lista de gastos por categorías y los recortes que pueden hacerse. Es importante establecer un presupuesto y no salirse de él. Si hay gastos extras e importantes, lo mejor es recurrir a los préstamos rápidos.

Paso 3: Solicitar un préstamo online
Los préstamos rápidos son una herramienta de la que se puede echar mano si se presenta alguna emergencia con gastos imprevistos. Antes de entrar en crisis y generar un descalabro en el presupuesto mensual, lo mejor es solicitar un préstamo online. Existen en Internet numerosas opciones, la más adecuada será la que te cobre menos intereses y te permita devolver el dinero en un plazo razonable.

Paso 4: Hacer del ahorro una costumbre
Después de realizar un balance personal con todos los ingresos mensuales, gastos y deudas, es hora de establecer los mecanismos para ahorrar y salir de compromisos que empeoran la situación. Entre los consejos para ahorrar está evitar gastos innecesarios y destinar el  excedente a crear un colchón financiero. En muchos casos, a los más jóvenes se les hace cuesta arriba el tema del ahorro. Recortar los gastos superfluos, ahorrar energía, agua y comida es algo a lo que hay que acostumbrarse desde una temprana edad, pues significará menos dinero para el pago de servicios.
El ahorro de emergencia es una buena manera de crear ese colchón necesario. Para que funcione es recomendable establecer un porcentaje fijo de los ingresos.

Paso 5: Liquidar las deudas
En el caso de las deudas, no pagarlas por completo o retrasarse en las cuotas acumula intereses que, con el tiempo, pueden minar los ahorros y ganancias. Para terminar con las deudas y los imprevistos, los préstamos personales con intereses bajos son una buena alternativa.
En resumidas cuentas, pagar las deudas permite limpiar los historiales financieros negativos que pueden ensombrecer un crédito o negociación.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...