compartir en:

Como en otras enfermedades, las personas afectadas por una enfermedad de transmisión sexual, presentan factores en los que la psicología debe intervenir.
Pero, además de los efectos psicológicos negativos de una enfermedad caracterizada por su amenaza hacia la vida de la persona, nos vamos a encontrar con efectos negativos propios de la sociedad, como el rechazo hacia la persona, esto aún se sigue presentando frente a estas enfermedades, por el desconocimiento.
Los médicos deben tomar en cuenta canalizar a los pacientes con un psicólogo al informales que se les diagnostica con una enfermedad venérea, para que se dé una intervención psicológica, con el objetivo de tratar los trastornos que se pueden derivar,  por ejemplo: ansiedad, estados depresivos o aislamiento, que suelen aparecer en los pacientes diagnosticados.
También se debe tratar con la familia del paciente, ya que estas noticias llegan a tener un alto impacto en ella, porque por un lado puede presentarse rechazo o se da sobreprotección al joven diagnosticado.
Después del diagnóstico, el paciente, en este caso un joven y la familia comenzarán con un proceso de digerir y afrontar de manera psicológica la noticia y como actuar en caso de que se deriven otros problemas como trastornos depresivos o de ansiedad, con ideas o no de suicidio.
En conclusión, las personas con alguna enfermedad venérea, psicológicamente se enfrentan al rechazo o discriminación, ya sea por parte de la familia o la sociedad. Por eso mismo es necesario que se les dé ayuda psicológica para poder afrontar la situación y sobrellevarla.
Es importante recordar que la psicología y la medicina van de la mano. Si bien, el médico es quien da el diagnóstico, debe tener empatía con el paciente, al igual que el psicólogo.
Cabe mencionar que hay tareas propias de cada uno aunque los dos estén relacionados al área de la salud, en muchos casos el psicólogo es parte del equipo.

¿Sabías que…?
El 75% de los trasplantes que se hacen en México proviene de un donador en vida: un familiar, un amigo cercano, que en forma altruista, desinteresada, dona un órgano para mejorar la calidad de vida de la persona.

Psic. Diana Carrillo Godínez
Tel. 7773270667