compartir en:

Autoridades de Francia evitarán que los pequeños usuarios de Facebook y Twitter sean avergonzados por sus padres en internet, pues de hacerlo podrían pagar una multa de más de 45 mil euros y un año en la cárcel.

Si un padre publica detalles de la vida privada o imágenes de sus hijos en internet, sin su consentimiento, los afectados podrían demandarlo debido a una violación en las leyes locales de privacidad.

“Los niños en ciertos momentos no desean ser fotografiados o aún menos que esas imágenes se hagan públicas”, argumentó Eric Delcroix, experto en ética y leyes en internet.

A cambio de denunciar a los padres que publiquen esas imágenes vergonzosas, los afectados podrían recibir una compensación.

Cabe destacar que no existe ninguna ley que prohíba expresamente la publicación de estas imágenes, pero por violar las leyes de privacidad francesas, los culpables podrían pasar un año en la cárcel y pagar una multa de 45 mil euros.

El culpable: un perfil de Facebook

Motherhood Challenge, una página en Facebook, pidió a varios padres publicar tres fotos de sus hijos en sus redes sociales y hacerlas públicas, además de pedir a diez contactos más que hicieran lo mismo.

Como respuesta, la Gendarmería Nacional recomendó a los padres de familia no publicar las fotos de sus hijos, debido a razones de seguridad y porque podrían violar las leyes de privacidad.

“Podrían estar muy orgullosas u orgullosos de ser un mamá o un papá de magníficos niños, pero ¡atención! Les recordamos que ¡publicar fotos de sus niños en Facebok tiene sus peligros! Es importante proteger la vida privada de los menores y su imagen en las redes sociales. A veces los buenos momentos merecen ser solamente compartidos en la vida real”, dice la publicación de la Policía francesa.