Cuernavaca, MORELOS.- Mediante un protocolo entre padres de familia, directivos y docentes, se busca evitar que los alumnos de educación básica de la entidad asistan a clases sin haber desayunado, ya que las escuelas que ofrecen alimentos no alcanzan a cubrir toda la población escolar.
De los principales retos y desafíos en los planteles públicos está el tema de la salud alimentaria, misma que puede mermar el aprendizaje del estudiante, indicó ayer durante entrevista Fernando Pacheco Godínez, director del Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM).
Derivado del estudio realizado por la dependencia, donde arrojó que el 50 por ciento de los alumnos de nivel secundaria no ingiere alimentos antes de asistir a clases, el directivo informó que han expuesto el tema con la comunidad escolar, con la cual analizan garantizar la alimentación de los educandos.
“Son diferentes causas las que generan que un niño acuda a clases sin haber ingerido alimentos, se ha detectado que principalmente por falta de recursos económicos, por ello debemos de tener protocolos padres de familia, maestros y directivos para que los menores desayunen antes de ir a clases”, expresó el entrevistado.
Apuntó que ante este factor, el instituto cuenta con un aproximado de 400 escuelas donde se ofrecen desayunos calientes y comida, programa que fue implementado hace casi 2 años; sin embargo, reconoció que esta cobertura no alcanza a cubrir a toda la población de estudiantes en la entidad.
En este contexto, otra incidencia que se encuentran analizando y que se contempla dentro de estos protocolos, es el estudio que muestra que más del 35 por ciento de los estudiantes de primaria no consume agua, ya que estos optan por bebidas azucaradas, entre refrescos y jugos, por lo cual precisó que esta situación también se abordará.
La idea es que ya sea en casa o en las escuelas con comedor, los estudiantes ingieran los alimentos adecuados que les den la suficiente energía para la jornada escolar.

La comida chatarra que ofrecen en las escuelas
Las opciones que reciben en las cafeterias escolares en su mayoría contienen altos niveles de sal, conservadores, colorantes, saborizantes artificiales y endulzantes, muchos ligados a enfermedades graves como el cáncer.

El desayuno del niño puede incluir:

1 vaso de jugo de naranja, mandarina o zanahoria.
1/2 taza de arroz o frijol.
1 tortilla.
1 huevo.
Rebanadas de Jitomate o lechuga
1 rebanada de queso

APORTE NUTRICIONAL
506 kilocalorías
15 gramos de proteínas
17 gramos de grasa
75 gramos de carbohidratos
4 miligramos de hierro
64 microgramos de vitamina C
187 microgramos de vitamina A
5 gramos de grasa saturada
4 miligramos de zinc
135 microgramos de ácido fólico

 

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...