compartir en:

“Dejemos de usar el fuego como una manera de limpiar el suelo. Podemos incorporar técnicas que no solamente no contaminan, sino que son benéficas para las labores agrícolas y, de esa manera, reducir la incidencia de incendios”, fue el llamado que Roberto Ruiz Silva, secretario de Desarrollo Agropecuario, realizó a los productores del estado.
En su lugar, dijo, se debe impulsar el uso de la “labranza cero”, una actividad que tiene como fin mejorar y hacer sostenible la producción agrícola mediante la conservación y mejora de los suelos.
Esta técnica consiste en mantener una cubierta orgánica permanente o semipermanente del suelo (por ejemplo, un cultivo en crecimiento o una capa de rastrojo) para protegerlo del sol, la lluvia y el viento, y permitir que los microorganismos y la fauna del suelo se ocupen de “arar” y mantengan el equilibrio de los elementos nutritivos.
Ruiz Silva informó que en el estado hay al menos diez mil hectáreas que son tratadas con esta técnica, la mayoría perteneciente al oriente del estado..