Cuernavaca, MORELOS.- Desde la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro) exhortan a los agricultores a evitar la quema de sus parcelas como forma de limpia; piden utilizar la “labranza cero”, técnica que también abona sus tierras para el siguiente ciclo agrícola y evita que los incendios se salgan de control.
Labranza de conservación o labranza cero es una forma en la que en lugar de recoger el rastrojo que se queda después de la cosecha de maíz, sorgo o alguna otra, estos residuos se dejan en el suelo y tienen varias funciones, como evitar que los rayos solares peguen directamente y aceleren la erosión de la tierra, indicó Roberto Ruiz Silva, titular de la Sedagro.
Refirió que los municipios donde se reporta la gran cantidad de incendios son precisamente en los que se dan las prácticas de quemar sus terrenos para limpiarlos y prepararlos para el temporal, por lo que conminó a cambiar por la técnica que no se requiere limpiar la parcela para el ciclo agrícola.
 “Desde la Secretaría se sigue invitando al productor a que se abstenga de usar el fuego como una manera de limpiar las parcelas, que es la razón principal por la que se presentan los constantes incendios en la entidad”, expresó Ruiz Silva.
Detalló que existe una falsa creencia en el campo de que “hay que cambiar el suelo”, que es a lo que llaman ‘barbecho’, para preparar las tierras al siguiente ciclo agrícola; sin embargo, explicó que esta práctica va degradando la calidad del suelo.
Por ello, indicó que evitar el fuego y dejar los residuos de las cosechas ayuda a que otras bacterias que son benéficas puedan estar enriqueciendo el suelo y coadyuvar a la fertilización; argumentando que la labranza cero evitará los incendios por quemas agrícolas.

Alternativa. Las técnicas tradicionales de labranza ocupan el fuego para “limpiar” el terreno, pero esto origina que los incendios salgan de control y afecten cultivos, zonas boscosas y hasta asentamientos humanos.

Aprovechamiento
Los desechos que se dejan en los terrenos pueden evitar que los rayos solares erosionen el suelo.

Tradición
La Sedagro aseguró que el llamado “barbecho” o cambio de suelo para las cosechas es un mito que debe desecharse.

Por: Guillermo Tapia
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...