compartir en:

México.- Con el fin de empoderar a la mujer indígena para cerrar las brechas de inseguridad alimentaria, así como fortalecer su papel en la toma de decisiones para la defensa de sus derechos, se realizará el foro "Empoderar a las mujeres indígenas para erradicar el hambre y malnutrición en América Latina y el Caribe".

En la Ciudad de México, del 21 al 23 de septiembre próximo, cerca de 200 representantes de las mujeres indígenas de la región se reunirán para dialogar sobre las estrategias más adecuadas que conduzcan a lograr su visibilidad y fortalecer su rol en la toma de decisiones en sus comunidades.

Convocadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), buscarán generar consensos para erradicar la malnutrición y el hambre, y para diseñar e implementar políticas públicas que incluyan las necesidades de las mujeres indígenas en el marco de sus derechos.

De acuerdo con un comunicado de la FAO, las participantes al foro de alto nivel analizarán aspectos como acceso a tierra, el rol de los programas de protección social, asignación presupuestaria con un enfoque cultural y políticas públicas desde la cosmovisión de las mujeres indígenas, tomando en cuenta el consentimiento libre, previo e informado.

Al foro acudirán responsables de políticas públicas, organizaciones de mujeres indígenas y de la sociedad civil, académicos y centros de investigación de Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú, así como el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

El organismo consideró que incluir una visión de género e indígena en el diseño de políticas públicas interculturales para empoderar a las Mujeres Indígenas, es fundamental para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

Finalmente, destacó que a pesar del amplio consenso internacional sobre la importancia del papel de las mujeres indígenas –aproximadamente 26.5 millones en la región—para erradicar el hambre y la desnutrición en el mundo, aún existen limitaciones en el reconocimiento y ejercicio de sus derechos, lo que dificultan su empoderamiento y visibilidad.