México.- Cruz Azul está a un paso de terminar con la sequía de tres años sin Liguilla si este sábado logra superar a Tiburones Rojos de Veracruz en duelo de la fecha 17 y última del Apertura 2017.
Como el certamen anterior, el cuadro celeste necesita de la victoria en el último cotejo de la competencia para avanzar a la siguiente ronda, pero para que no le ocurra lo que ante Tuzos de Pachuca en el Clausura 2017, deberá ser contundente.
En ese cotejo del campeonato pasado, la “Máquina” tenía el triunfo en la mano, pero un tanto de último minuto del guardameta tuzo Óscar Pérez le arruinó la fiesta y se quedó con las ganas de entrar a la fiesta grande.
Ahora está ante una situación similar solamente que el rival en turno llega con la presión de cerrar con un triunfo para retomar la confianza de cara al siguiente torneo en que se define al club que dejará su lugar en el máximo circuito.
Cruz Azul tiene en sus manos la decisión más grande de cierre de torneo, ya que solamente depende de sí mismo para conseguir su boleto a la Liguilla.
Los dirigidos por el español Francisco Jémez ocupan la posición número nueve de la clasificación general con 24 puntos y como Atlas (24), Necaxa (24), Toluca (26), León (26) y Morelia (26) está obligado a sacar el gane.
Mientras que Tiburones llega a este duelo con seis encuentros sin conocer la victoria, por lo que está más que necesitado de hacerlo si quiere aspirar a mantenerse en la Primera División.
Mientras en la tabla general ocupa el escalón número 16 con 14 puntos, por arriba del sotanero Pumas de la UNAM (12), en la de cocientes ocupa el último sitio, siete puntos por debajo de Gallos Blancos de Querétaro, y a 12 de Rojinegros del Atlas.

Sin mañana. Cruz Azul busca terminar con tres años sin entrar a la Liguilla.

NTX