compartir en:

Cuernavaca, Morelos .- Flores, globos, peluches y diversas muestras de amor fueron ayer el emblema del Día de San Valentín, que se volvió el motivo para reunirse con el ser amado, la familia y los amigos.
En parques, restaurantes y todo lugar público la presencia del amor fue perceptible; desde muy temprano, en la capital del estado vendedores de artículos alusivos tenían lista su mercancía para que la fecha no pasara desapercibida. Algunos comerciantes dijeron que no había pretexto para obsequiar un detalle por mínimo que fuera.
Otras de las expresiones palpables fueron las muestras de afecto y cariño, que si bien pueden darse en días comunes, en San Valentín fue diferente, ya que cada expresión gesticular, estrecho de cuerpos, caricias y besos parecían tener  motivo, razón y significado.
“La fecha sigue siendo una razón para refrendar todo aquello que nos hace sentirnos vivos; el amor en todos los aspectos nos hacen sentirnos vivos, tener una ilusión, por eso me gusta mucho San Valentín; para mí es un pretexto más para convivir con el ser amado, la familia y los amigos. Como buenos mexicanos es un posible pretexto que se vuelve fiesta, eso es lo mejor”, expresó Isabel “N”.
Compartir un detalle al paladar como los ya comunes chocolates o asistir a un restaurante para disfrutar un platillo o una charla, fue la escena más frecuente ayer; asimismo, algunos trabajadores de los espacios que ofrecen servicio a la carta ubicado en el corazón de la ciudad señalaron que no hubo gran número de reservaciones, sin embrago, la llegada de familias pero sobre todo de enamorados fue considerable pasado el mediodía.
Llegada la tarde la presencia de las parejas incrementó y entre risas, abrazos y caricias concluyó el Día del Amor y la Amistad. 

Ángel Chávez  /  [email protected]