compartir en:

La Universidad de Harvard concedió una beca por 50 mil dólares a dos investigadores mexicanos del Claustro Sor Juana Inés de la Cruz para instrumentar una segunda fase del proyecto denominado “Basura Ubiquiotus”.

La beca beneficia a los miembros del denominado Colectivo Tres, Ilana Boltvinik y Rodrigo Viñas, por su investigación artística, iniciada en 2015, sobre la basura de las playas de Hong Kong, que se traslada a playas del oeste de Australia.

Ambos investigadores mexicanos detectaron que la basura carece de fronteras, al grado por ejemplo de que las tapas de botellas de pet chinas son arrastradas a playas de México o Australia, o desperdicios médicos provenientes de Nueva York encontrados en Brasil o Islandia.

El premio, otorgado por el Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard, reconoce el proyecto de los mexicanos que se enmarca dentro de disciplinas como la biología, arqueología, economía y antropología, entre otras.

El propósito del trabajo de Boltvinik y Viñas permitirá desarrollar un entendimiento complejo de la basura, una íntima relación con los objetos a través de la descripción física, los análisis biológicos de los residuos, valores y el contexto específico del sitio de ubicación.

Boltvinik es profesora de tiempo completo del Colegio de Arte y Cultura de la Universidad del Claustro de Sor Juana, y Viñas, egresó de la licenciatura en Arte de la misma casa de estudios.

Los dos han desarrollado una metodología que involucra caminatas de exploración y barridos que les permite detectar y contextualizar la basura mediante una meticulosa observación.

Según Boltvitnik y Viñas “la cercanía del colectivo respecto a la basura la compartimos mediante una experiencia estética por medio de la fotografía, es decir, derivamos el sentido de placer y voyerismo con acercamientos y vistas panorámicas”.

La narrativa de la basura emerge de manera visible a través de fotografía, video y dibujos.

El trabajo se complementa igualmente con estadísticas, entrevistas e investigación artística para lograr una visión de la dimensión global de la problemática en forma accesible para otras personas.

La basura de cualquier lugar puede ser encontrada en cualquier parte del mundo, constatan.

Las playas del oeste australiano son las más contaminadas del país, se estima que más de 150 millones de piezas de basura aparecen en las playas australianas y un tercio de las botellas recolectadas provienen de China.

Desde 2009 el Colectivo Tres ha explorado las implicaciones que la basura tiene en los espacios públicos; en particular la basura como residuo conceptual con implicaciones políticas y materiales.

Ambos artistas se enfocaron en proyectos previos en analizar varios aspectos y calidades de la basura: su movilidad (A cluster of oblivion, 2009), su trato espacial (Blind spots, 2010), y su valor simbólico (An informal gaze, 2009).

De igual forma abordaron su estética (Desechos reservados, 2009), su intimidad (All that shines is gold, 2011), su permanencia (Chicle y pega, 2012) y su potencial científico (Urotransfrontation DTC-UR013, 2013).

El trabajo de ambos se ha presentado en espacios como el Connecting Spaces, en el Festival de Abandon Normal Devices (Reino Unido); la Bienal Metropolitana, en 2009 (Dinamarca); la sección pública del XV Festival de la Ciudad de México, entre otros.

 (Notimex)